Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Y digo yo...   -   Sección:   Opinión

Pues va a ser que no

Jordi Martínez Aznar

domingo, 12 de junio de 2005, 02:46 h (CET)
Hace algunos meses, los europeistas se las prometían muy felices en torno a la aceptación por parte de todos los países de la Constitución Europea, texto que reune los derechos de todos los europeos. O al menos eso es de lo que nos han intentado convencer por parte de la clase política. Y es que, sinceramente, ¿cuántos de nosotros nos hemos leído este texto?

Por que claro, la Constitución no es solamente aquellos fragmentos que nos leyeron durante semanas diferentes personalidades de campos como el deporte o la cultura en varios anuncios de televisión, y los cuales siempre leían los mismos párrafos, una y otra vez. Aunque ahí no acabaría la cosa, ya que, aparte de haberla leído, también hay que entenderla bien, cosa que me temo que no ha conseguido una buena parte de la población.

Al menos aquí en España, los resultados tendrían que cogerse un poco con pinzas, ya que el "si" que votó la ciudadanía representa un bajo porcentaje de la población. Me explicaré. Teniendo en cuenta la cantidad de personas con derecho a voto y el porcentaje de participación, calculo que entre 8 y 9 millones de personas votaron afirmativamente, lo que significa que más de 20 millones de personas que, o no votaron, o votaron que no o votaron en blanco. Sinceramente, que más del doble de la gente que votó que sí o no votó o eligió cualquier otra opción me parece un poco triste y no me parece que sea un argumento de peso a favor de nuestros gobernantes.

Luego tenemos los casos francés y holandés. En ambos países, desde muchos puntos se hizo publicidad a favor del sí, aunque, en contra de lo que pasó en España, la balanza de las urnas se inclinó a favor del no, siendo el caso de los franceses un golpe duro teniendo en cuenta que es de los llamados Padres de la Unión, aunque, la verdad sea dicha, en este caso no está demasiado claro si han votado no por no convencerles el texto o como castigo a su Gobierno.

Dicen que, para que la Constitución sea aprobada, es necesario que la mayoría de los países vote a favor y, auqnue de momento, parece que va a ser así, hay países que, como Inglaterra, se está replanteando el hecho de hacer la consulta, y es que ¿para qué arriesgarse a que el pueblo diga que no cuando sus gobernantes dicen que sí y punto?

En un principio, Inglaterra iba a ser otro de los países que iba a decidir el futuro del texto en referendum popular, pero visto lo visto en los dos países anteriormente citados, Tony Blair ha decidido por el momento congelar el proceso a espera de vientos favorables. Eso si es que finalmente se lleva a cabo, ya que me veo que optarán por la ley del mínimo esfuerzo y lo votará el parlamento.

Las razones son bastante claras: El hecho de que en dos países ya hayan votado de manera negativa haría que más gente se animase a votar de igual modo, y eso es lo que Blair pretende evitar, siendo esta una prueba más de que cuando un Gobierno quiere salirse con la suya sin ni siquiera escuchar al pueblo al cual representa y cuya mayoría le ha llevado al poder, no tiene reparos en utilizar todas sus armas para conseguirlo.

Quizás habría que decirle a la clase política que, al ser esta Constitución algo a favor del pueblo, o al menos eso nos han venido diciendo durante meses, sería lógico que lo votara el pueblo. Aunque si bien es cierto que a la clase dirigente le ha elegido el pueblo, siempre hay ocasiones en las que la gente no está demasiado de acuerdo con aquellas decisiones que tomen sus representantes.

En fin, después de todos estos meses, lo que me hace más gracia del asunto es que, después de publicitar tanto que votemos sí al texto constitucional, ya han salido políticos que dicen que no es la mejor Constitución. Quizás tendrían que hacérselo mirar.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris