Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Sálvese quien pueda  

Una disyuntiva atroz

Joan Torres

viernes, 10 de junio de 2005, 23:49 h (CET)
Duro es el sino de aquel que debe decidir ante dos caminos cruciales. El tormento azota la existencia vital y cada paso significa un remordimiento. ¿Qué sería mejor?, ¿ser perro o ser mosca? Seguro que muchos lo habéis pensado alguna vez, ¿cómo sería ponerse en la piel de un animal con unas costumbres en las antípodas de las nuestras? Dentro de mí no hay consenso. Vagaré errático hasta dar con el camino adecuado, el mosquil o el perruno.

Ser perro debe de ser horrible. Tener todo el cuerpo hasta la punta del pijo llena de pelos y encima limpiarse con la lengua. Lengua que, por cierto, no suele bajar de los siete metros de longitud y por la que emanan sudor. ¿Cómo vas a lamer algo con tu sobaco? Puestos a pensar el contraataque es fulminante. ¿Y una mosca qué? Que estás todo el santo día buscando mierdas, y cuando encuentras una te regocijas volando en círculos sobre ella y posándote encima. Comemierdas, eso es lo que son las moscas. Con esa lengua de ventosa y un cuerpo no exento de vello, peor no se puede estar. Además, todo el mundo te quiere chafar, como recientemente apuntó mi pareja, no sin antes mirarme con cara de extrañeza: ¿ser mosca o perro? Tú estás chalao.

Visto de otra manera, ser perro te permite acentuar tu lado hedonista y salidorro hasta niveles insospechados. Las caricias constantes y la permisividad en tu conducta sexual desinhibida son un claro aliciente hacia esta forma de vida. ¿Quién no ha visto un perro intentando fornicar con lo que sea? Una perra, tu pierna, un peluche. Y encima, consentido. Si es que este perro no tiene remedio. Ahora bien, de las mierdas tampoco se libran. Si el perro tiene uno de los olfatos más potentes del mundo, ¿qué coño hacen oliendo mierdas y meados a dos milímetros de distancia? Y con el culo de los demás canes, ¿qué? Los humanos deberíamos hacer lo mismo, correr alborotados para saludarnos, y al encontrarnos, agacharnos y, con gran pose de solemnidad, olernos los respectivos ojetes. Verías tú qué recepciones en Moncloa.

Ahora bien, la mosca se lleva la palma de las virtudes. Volar. Y cuando se cansa. Camina un rato por la pared. Se frota las patas delanteras y se acicala las alas y otra vez a ello. Vuelo irregular y zigzagueante, pero vuelo al fin y al cabo. Aunque por un corto espacio de tiempo, ya que dice la sabiduría popular que sólo viven veinticuatro horas. Un corto espacio de tiempo que la mosca suele dedicar a golpear ventanas, - amigas moscas el cristal existe-. Raro, al menos.

Vistos los factores, no me queda más remedio que optar por una fusión mosquiperra, o moscánica. Intentar adaptarme a los factores del modo perro que me gusten todo lo que pueda, mi pelo corporal aumenta, me gusta dormir y que me acaricien, pero optar por no oler culos ni limpiarme con la lengua. Y todo esto combinarlo con una insectez mosquil adaptada, ser mosca cojonera ad eternam, y sobretodo, volar.

Noticias relacionadas

Calendario post-exhumación

Lo que sucede a menudo tras abrir la caja de Pandora

Ciudades inteligentes

Hay que elegir: sostenibilidad integral o privacidad

Recuerdos

Hoy me he despertado con añoranza. No me importa. Incluso me agrada. Una persona sin recuerdos es como si no hubiera vivido

El paracaidista

Todos hemos hecho el ridículo alguna vez en nuestra vida

Adiós Colón, bienvenido “Día de los Pueblos Indígenas”

El reconocimiento oficial del Día de los Pueblos Indígenas ya se efectuó en al menos ocho estados EEUU
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris