Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El Consueta  

Corrupción y emigración en Ecuador

Félix Población
Redacción
viernes, 10 de junio de 2005, 23:49 h (CET)
Hace tan sólo diez años, el número de inmigrantes ecuatorianos en España apenas pasaba del millar (1.365). Actualmente supera los doscientos mil (229.650), más los ciento y pico mil que puedan haber regularizado su situación últimamente con las medidas normalizadoras del actual gobierno. Eso supone el 33,9% de la inmigración iberoamericana en nuestro país. El incremento en las cifras se explica si se tiene en cuenta que antes, hasta que las autoridades norteamericanas lo pusieron más difícil, los ecuatorianos emigraban a Estados Unidos, donde habita una comunidad que ronda el millón de personas, principalmente en Nueva York. También esa masiva afluencia con destino a nuestro país es fruto de la grave crisis económica sufrida por la pequeña nación andina, de no más de 12 millones de habitantes, entre 1998 y 1999.

Los datos vienen a cuento porque en la capital ecuatoriana se va erigir ahora un museo de la corrupción, en consonancia con la percepción que tiene la ciudadanía -contrastada por una reciente encuesta- de que el suyo es el país con los políticos más corruptos de Iberoamérica. El museo, donde se darán cita los episodios más vergonzosos que mancillaron la ejecutoria de gobernantes y ciudadanos durante la reciente historia de la nación, estará abierto para las próximas elecciones en 2006, no se sabe si para ilustrar la prestancia reflexiva del voto o la infausta sospecha de su insuficiencia.

El promotor del invento, Ney Dolberg, con apoyo de la Universidad Católica de Quito -que aportará la información histórica y jurídica-, ha dividido el centro en dos alas corruptas: la que afecta a los políticos y la que corresponde al sector privado. Llevado acaso por la influencia de la entidad colaboradora, el señor Dolberg, médico de profesión, expondrá en los carteles pertinentes, bien a la vista de los visitantes, los mandamientos de la corrupción en Ecuador, así como los de la honestidad, otorgando así moraleja a la histórica y singular exposición de tantas lacras.

Dicho queda para puntual información de la comunidad ecuatoriana residente en nuestro país. Que sepan que ya tienen en el suyo un reconocimiento público de su diáspora. El motivo fundamental por el que el valor de su trabajo y la causa de su indigencia llegaron allí a ser museables

____________________

Visita el Blog de Félix Población en Diariodelaire.blogspot.com

Noticias relacionadas

Sectas y partidos políticos

Los nombres, identidades, intenciones e ideologías importan

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris