Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Crónica taurina   -   Sección:   Opinión

Cid, el especialista

Ignacio de Cossío
Ignacio de Cossío
jueves, 9 de junio de 2005, 08:07 h (CET)
Como nos temíamos y a favor de pronóstico los samueles, se vinieron abajo por su mansedumbre y descastamiento. Mucha fachada y poco fuelle, los toros de don Samuel sólo son la sombra de lo que fueron. Tan sólo un toro se salvó de la quema, el parladeño quinto y ahí fue donde vimos a un Cid más limitado de lo que creíamos. Abellán seguro con la espada a su segundo y con el resto muy desigual muy en el mismo aire que un Cortés sin sitio y dubitativo.

Pero hablemos de El Cid, coronado Rey del toreo en San Isidro. Con su primero, un manso con genio de auténtico libro que rebañaba al final del muletazo, no se acopló del todo en una faena intermitente y llena de enganchones. Para colmo, resurgió de las cenizas su fatal espada con un pinchazo y un bajonazo lamentable que nos hicieron mirar hacia otro lado. Con el quinto llegó la desesperación y la impotencia de verle desarmado, y casi desahuciado por su gran valor anteriormente demostrado con los rápidos y salvajes Victorinos. El Cid se encontró con un toro de muchas arrancadas y no sacó de su roja muleta, aquel toreo largo y profundo que nos regaló la tarde del pasado viernes 3 de junio.

No quiero preguntarme si lo que vimos fue el orto y el ocaso de un gran torero especialista tan sólo en victorinos. En los saltillos de Monteviejo saca todo su armamento y nos conquista a todos. Durante la corrida de ayer, la plaza de Madrid me decepcionó un poco, viendo como le ovacionaba a mi querido y admirado paisano hasta en las malas estocadas, sonaba a otra cosa. Al final el torero de Salteras cortó una oreja que me supo a poco, viniendo de donde viene y que me descubrió una limitación de El Cid hasta ahora desconocida, la del temple pulido y perfilado casi en exclusividad con los bravos victorinos.

Cuando el toro no es pronto, se para o viene despacio surgen los problemas y las dificultades de El Cid en adecuar su muleta a las embestidas del toro, ése podría ser uno de los motivos más poderosos de sus múltiples enganchones de ayer. El Cid, heredero por justicia del mejor toreo de los 60 de El Viti y Camino, no puede permitirse que hoy la crítica al unísono ponga en duda su temple y su inteligencia de saber dar a todos los toros fiesta como Dios manda, así que espero que muy pronto salgas a hombros con otro encaste más allá de tus saltillos marcados a fuego con la A coronada, para callarnos a todos.

FICHA TÉCNICA
Plaza de Toros Monumental de Las Ventas. Miércoles, 8 de junio de 2005. Corrida de Beneficencia. En tarde espléndida y con lleno en los tendidos se lidiaron seis toros de Samuel Flores, muy bien presentados aunque mansos y con genio. Destacó el quinto por nobleza y repetición.

- Miguel Abellán, de blanco y plata. Silencio en ambos.

- El Cid, de tabaco y oro. Ovación y oreja.

- Antón Cortés, de verde y oro. Pitos y silencio.

Incidencias: Presidió S. M. El Rey Juan Carlos I.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris