Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La reconciliación entre Armenia y Azerbaiyán sentará premisas para la estabilidad en el cáucaso

Serguei Markedonov
Redacción
jueves, 9 de junio de 2005, 23:33 h (CET)
Karabaj fue el primer conflicto interétnico que sacudió hasta los cimientos la verticalidad del poder partidista de la Unión Soviética y predeterminó su derrumbe. El conflicto de Karabaj aportó al vocabulario político moderno las frases hechas como "purga étnica" y "operación de peinado". El enfrentamiento armado obligó a unos 500.000 armenios a abandonar Azerbaiyán, mientras salieron de Armenia unos 200.000 azerbaiyanos. Los dos países (en especial Armenia) se convirtieron en los Estados homogéneos y monoétnicos. Durante el conflicto armado Azerbaiyán perdió el 13% de su territorio.

Desde el punto de vista de las consecuencias que trajo, el conflicto de Nagorny Karabaj no es simplemente el conflicto regional de mayor envergadura en el espacio postsoviético. En primer lugar, sirvió de ejemplo a seguir para georgianos, osetios, abjasios, moldavos y habitantes de Transnistria (rusos y ucranianos). En segundo lugar, se produjo la "karabajización" de la vida política tanto en Armenia como en Azerbaiyán. El problema de Karabaj es el más sensible para estas dos repúblicas transcaucasianas. Cualquier acontecimiento en el escenario político interno guarda relación con el factor de Karabaj.

Pero el problema de Karabaj también es problema de Rusia. No se trata de la añoranza por la URSS o estilo imperial. A día de hoy la diáspora armenia de Rusia es la más grande comunidad armenia del mundo. Los datos del censo de población de 2002 arrojan la cifra de 1.130.000 armenios residentes en Rusia. Algunos expertos elevan a 2 millones el número de armenios que viven ahora en la Federación Rusa.

Según los datos oficiales correspondientes a 2002, en Rusia residían 621.500 personas de nacionalidad azerbaiyana (puesto número 13 en la lista de comunidades étnicas más numerosas). La diáspora azerbaiyana es un factor importante del desarrollo económico de Azerbaiyán. Los cálculos del director del Instituto de Estudios Políticos y Económicos Internacionales de la Academia de Ciencias de Rusia, Sr.Grinberg, revelan que el importe de los giros a Azerbaiyán oscila entre 1,8 y 2,4 mil millones de dólares.

De modo que estas dos comunidades transcaucasianas integran el grupo de diez minorías étnicas más numerosas de Rusia, lo que significa que la "karabajización" también se ha anidado en territorio ruso.
Rusia ocupa posiciones dominantes en el Cáucaso. La extensión del territorio de sus entidades federativas caucasianas supera dos veces la superficie de tres Estados independientes del Cáucaso del Sur. Cabe señalar que la frontera que pasa por la cordillera convierte a 4 países vecinos en vasos comunicantes.

En lo que respecta al papel de Rusia en el futuro arreglo, sería preferible aprovecharse de las posibilidades de las diásporas y de los lazos que unen a los armenios y azerbaiyanos rusos con sus países de origen. Sería racional adoptar las medidas con miras a fomentar el entendimiento entre las dos comunidades étnicas, las relaciones entre las cuales dejan mucho que desear.

Ante la situación configurada, sería racional que las partes dejen de lado por el momento las cuestiones que son la manzana de las discordias. Por parte de Azerbaiyán, es la exigencia de "liberación" de los llamados territorios ocupados por armenios y de regreso a sus hogares de los refugiados azerbaiyanos.

La parte armenia reclaman definir el estatuto político y jurídico del "jardín negro". Resulta evidente que son imprescindibles las fórmulas de compromiso que permitan sacar del punto muerto el proceso de arreglo.
La diplomacia rusa podría proponer tales fórmulas. Sería posible separar el asunto relativo a la "liberación" de siete distritos ocupados por las fuerzas armenias del problema de regreso de refugiados (en lo que los armenios ven la amenaza a su seguridad). De modo que dejarían de existir la "ocupación armenia" ("herida" política sin cicatrizar para lo azerbaiyanos) y el problema de seguridad que tanto preocupa a los armenios. En los siete distritos que se convertirían en la zona de interposición entre las partes en conflicto podría ser enviada la fuerza internacional de paz, cuyo núcleo constituiría el contingente ruso, y las estructuras financieras internacionales asignarían fuertes sumas para compensar a los refugiados azerbaiyanos los daños económicos y morales sufridos. Resulta evidente que los avances concretos en el camino hacia la fórmula de compromiso y la sensación de ciertos logros en este ámbito, si bien insignificantes, redundarían en beneficio de Rusia y facilitarían el arreglo del conflicto, tarea que desde luego llevaría años.

Rusia debe mantener las relaciones normales tanto con Armenia (aliado tradicional) como con Azerbaiyán (además de los aspectos geopolíticos, importan los ánimos pro-rusos que reinan en este país). Si la reconciliación entre Armenia y Azerbaiyán se corona de éxito, cobraría impulso el diálogo entre Rusia y Georgia. Así las cosas, para estabilizar la situación en el Cáucaso es preciso arreglar el conflicto armenio-azerbaiyano con mediación de Rusia, siempre y cuando las autoridades de Moscú den su visto bueno para ello.

____________________

Serguei Markedonov es jefe del departamento de relaciones interétnicas del Instituto de Estudios Políticos y Militares de Rusia (Agencia Rusa de la Información "Novosti", www.rian.ru)

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris