Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿La Constitución contempla el feudalismo?

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
jueves, 9 de junio de 2005, 23:17 h (CET)
Lo que fue un discurso académico en la toma del bastón de mando de la Fiscalía General del Estado, sumado a las sucesivas actuaciones por inacción y nombramientos en la jerarquía fiscal, conducen al interrogante si la jerarquía del ministerio fiscal es un sistema feudal.

El discurso de Cándido Conde Pumpido, declaró que su misión era la redacción del Estatuto del Ministerio Fiscal, una vez concluido dejaría el puesto. Algunas fuentes indican que se está redactando sin publicidad, a persona afecta, lo que es el régimen que regulará un servicio público de los ciudadanos, independientemente de ideologías.

Con la inacción responsabilizada a la Abogacía del Estado y a este ministerio en el caso EHAK, se suma la del caso Atutxa. Nombramientos como la del polémico fiscal jefe de Madrid, donde es elevado a Fiscal Jefe de sala del Tribunal Supremo meses después de su no renovación, ha primado su trayectoria ideológica. La última designación es la de Fiscal Jefe de la Sala Penal del Supremo, no renovando a nuestro querido contertulio cinematográfico, Eduardo Torres-Dulce.

Señala la Asociación de Fiscales que Conde-Pumpido "ha actuado una vez más contra el criterio mayoritario del Consejo Fiscal" y "está aplicando a rajatabla su ideario: o se está con él o se está contra él". Vienen a señalar la importancia que Torres-Dulce es máximo conocedor de asuntos penales contra personas aforadas.

Dicho esto, la Constitución contempla la unidad y jerarquía del Ministerio Fiscal, siendo su cabeza el Fiscal General del Estado. Ahora bien, otros principios constitucionales obligan a la no existencia de la arbitrariedad de los poderes públicos entre otros. Puede ser éste servicio de búsqueda de la legalidad sometida a las decisiones de la cabeza visible al igual que un sistema feudal. Lógicamente existe un alto porcentaje de apartarse de principios constitucionales.

Esta institución no se debe dejar a los vientos de quienes nombran a su más alto puesto. La reforma del Estatuto es cosa de todos, y responsabilidad de quienes fueron encargados por los ciudadanos, de tutelar, legislar, oponerse o simplemente denunciar el proceso de elaboración.

El rey feuidal utilizaba los consejos de manera consultiva. El consejo Fiscal tiene las minsmas trazas. Un buen estatuto redactado por todos, no dejará a esta institución al arbitrio de la política de turno, que por el camino que lleva parece ser que será un poco más de lo mismo.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris