Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El espectador  

Carod debe saber

Jorge Hernández

jueves, 9 de junio de 2005, 00:42 h (CET)
Carod, dirigente de Esquerra Republicana, pretende que el nuevo Estatuto de Cataluña (la Constitución regional) incluya el reconocimiento del derecho de autodeterminación. Su propuesta no tiene la más mínima importancia práctica y ninguna posibilidad de incluirse en el nuevo Estatuto. Entre otras cosas porque ya está incluida en la propuesta del partido mayoritario, los socialistas catalanes, cuando declaran que Cataluña es una nación y que como tal nación, en el uso de su capacidad de autogobierno, deciden permanecer en el Estado español, que se está bien.

Hasta la redacción final del Estatuto estos hipócritas juegos de manos serán habituales. E incluirán también la burda falsificación de la historia como cuando Carod, para afianzar la legitimidad de su propuesta, alude al Estatuto del 1931. Tal Estatuto nunca existió. Existió una propuesta, que muy modificada dio lugar al Estauto de Núria, un año después. En el preámbulo de esa propuesta, una pieza irrisoria, redactada con sintaxis acartonada, puramente ilegible se menciona la palabra “autodeterminación”.

En estos términos intraducibles: “La Diputació provisional de la Generalitat de Catalunya en la redacció del projecte únic d’Estatut ha partit del dret que té Catalunya, com a poble, a l’autodeterminació de la restauració de la unitat catalana en proclamar-se la República”. La restauración autodeterminada. Así ha ido todo. El preámbulo desapareció del texto aprobado así como cualquier referencia a la autodeterminación. Hasta el punto de que el Estatuto de Núria en su primer artículo estableció:

“Catalunya es constitueix en regió autònoma dins de l’Estat espanyol, d’acord amb la Constitució de la República i el present Estatut.” Clara, escueta y razonablemente. Al menos, sintácticamente autodeterminados.

El espantajo que agitan no es, en realidad, el independentismo, sino el caos. Si el independentismo fuera un lago plácido sobrarían las advertencias. Se avisa sobre el advenimiento de la ruina. Y la advertencia es eficaz porque actúa sobre el imaginario quebrado de los españoles. Sobre la herida civil. Es también por eso que cíclicamente reavivan el guerracivilismo, sus fosas y sus memoriales. La política del miedo, el yo o el caos, se ha desplazado fatalmente de la derecha a los independentistas.

Ha ayudado Eta, como es natural, prolongación jibarizada pero activa de la guerra civil.

Noticias relacionadas

¿Quién elegirá al nuevo gobernante de UK?

​Al final va a ser la militancia conservadora la que elija al nuevo primer ministro

​El valor y la noble vocación de la política municipal

La política en general, hoy puesta en dudas con el telescopio de los hooligans de la verdad absoluta, es un mal negocio

​Deslegitimando a la homofóbia: El argumento del segmento cultural para desnudarlo tal cual es

​Por muchos años, la cultura hegemónica del heterosexual construyó un discurso en el sentido de que la homosexualidad era una enfermedad

Prisión permanente revisable, sí

​Entre los padres de Mariluz, Marta del Castillo, Sandra Palo y Diana Quer se han recogido casi ocho millones de firmas

El analfabetismo funcional está mermando el español

Me reconstruyo en las palabras
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris