Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

EEUU aspira a controlar los objetivos nucleares rusos

Tatiana Stanovaya
Redacción
jueves, 9 de junio de 2005, 00:42 h (CET)
Los últimos seis meses, Estados Unidos ha incrementado su interés hacia el potencial nuclear de Rusia. Los norteamericanos quisieran obtener acceso a la información sobre el armamento atómico ruso y, de una vez, establecer el control sobre los objetivos nucleares del país. El motivo oficial de tal interés es prevenir que los terroristas se apoderen del armamento nuclear. Pero si analizarlo desde una óptica extraoficial y tomar en cuenta los aspectos geopolíticos, se podrá reconocer que EE UU siempre había aspirado a privar a Rusia del estatuto nuclear. Por ahora esto parece una 'misión imposible', pero ya se dan los primeros pasos para lograrlo.

¿Por qué EE UU ha empezado a interesarse tanto por la seguridad de las instalaciones nucleares rusas? Desde el punto de vista cronológico, ese interés surgió después que Rusia 'perdiera' las elecciones presidenciales en Ucrania. Los dos últimos años podrían ser calificados como período de la 'segunda etapa' de la desintegración de la URSS: han ido decayendo la influencia geopolítica de Rusia y su atractivo político para los países participantes en la Comunidad de Estados Independientes. Al mismo tiempo, el Occidente ha empezado a presionar sobre Rusia acusándola cada vez más de apartarse del proceso democrático. Antes, esa crítica por parte de EE UU la dirigían principalmente los demócratas y las organizaciones que se dedicaban a defender los derechos civiles. Ahora, la crítica más áspera procede de la secretaria norteamericana de Estado, Condoleezza Rice, y el presidente de EE UU, George W. Bush.

Las acusaciones de que Rusia haya abandonado la vía democrática guardan estrecha relación con el interés de EE UU hacia los objetivos nucleares rusos. Mientras más libres son los medios de prensa, más fácil resultará aprovecharlos como una tribuna para poner en tela de juicio la seguridad de los arsenales nucleares rusos; y mientras más fuerte es la oposición, más cómodo será presionar a las autoridades oficiales.

EE UU ha elegido una táctica peculiar para "dialogar" con Rusia. En el nivel oficial se irá propagando la idea de que en Rusia peligran la democracia y las libertades y, por lo tanto, se debería recurrir a la exportación de la democracia. Esto ya podía observarse en la víspera de la cumbre Rusia-EE UU celebrada en Bratislava, y también durante las visitas de Bush a Letonia y Georgia. En el nivel extraoficial recibirá apoyo el tema de la incapacidad de Rusia para resguardar la seguridad de sus objetivos nucleares.

Vale señalar que EE UU procura que el tema de control sobre los objetivos nucleares rusos resulte lo menos doloroso para Rusia y por ello evita sacarlo a la luz pública. De momento sólo se habla del acceso recíproco de los expertos rusos y norteamericanos a las instalaciones atómicas del uno y del otro país. Esa posibilidad había sido prevista en la declaración conjunta firmada por los dos presidentes en la cumbre de Bratislava. De eso mismo había hablado la secretaria norteamericana de Estado, Condoleezza Rice, durante su visita a Moscú. Sin embargo, la postura oficial de Rusia es bien precisa: ningunos expertos norteamericanos serán admitidos a las instalaciones nucleares rusas. A propósito, el ministro de Defensa ruso Serguei Ivanov no confirmó las palabras de la señora Rice de que ese tema había sido debatido entre los dos. En realidad, Rusia considera que el acceso de expertos extranjeros a los objetivos nucleares sólo es una posibilidad teórica, mientras que EE UU mantiene que Moscú debe asumir los respectivos compromisos. También se debe tener cuenta que la mayoría de la población de Rusia se opone a que los objetivos atómicos del país queden abiertos para los extranjeros.

Tomándolo en consideración, EE UU se ve obligado a actuar extraoficialmente para presionar a Rusia, y para ello se vale de los recursos que no guardan relación directa con la Casa Blanca. Ejemplo de ello ha sido el arresto en Suiza del ex ministro ruso de Energía Atómica, Yevgueni Adamov. El carácter de la acusación presentada contra Adamov (se le imputa haberse apropiado de los medios asignados para mantener la seguridad de los objetivos nucleares rusos) obliga a poner en duda la capacidad de las autoridades rusas de resguardar la seguridad de sus instalaciones atómicas. Aparte de todo, Adamov es portador de información confidencial concerniente al sector atómico ruso, y sus testimonios podrían ser manejados para probar la supuesta necesidad de establecer un control internacional sobre el potencial atómico ruso.

Otro ejemplo de la presión pública -pero extraoficial- sobre Rusia, es la 'aparición en la escena' del ex senador de EE UU, conocido experto en proliferación armamentista y copresidente de la Fundación "Iniciativa para la reducción de la amenaza nuclear", Sam Nunn. En marzo pasado, Nunn había publicado en el rotativo británico "The Times" un artículo en el que compartía sus impresiones tras haber visitado un almacén de armas químicas situado en el poblado ruso de Schuchiy. "Los cálculos aproximados muestran que la cantidad de municiones almacenadas en ese lugar es suficiente para acabar varias veces con la vida en nuestro planeta - voceaba Nunn-. Además, también existe el peligro de que los terroristas roben en ese enorme almacén alguna munición mortífera y ello traerá consecuencias fatales". El 29 de mayo, Nunn avanzó la iniciativa de celebrar unas conversaciones entre EE UU y Rusia para que se pongan de acuerdo y hagan transparente toda la información relacionada con las reservas de armamento nuclear táctico. "Necesitamos saber la cantidad exacta de esas armas, pues las pueden robar o vender - decía Nunn-. Espero que la parte rusa esté bien informada sobre la cantidad de armas nucleares que tiene y sobre el paradero de las mismas". O sea, el ex senador insinuaba que Rusia podía desconocer la cantidad de armas nucleares que tenía y ello hacía necesario iniciar inspecciones internacionales en los objetivos atómicos rusos.

Por último, vale comentar que después del 11 de septiembre de 2001, el tema de la lucha contra el terrorismo internacional hizo mejorar las relaciones entre Rusia y EE UU: la Administración Bush dejó de criticar a Rusia por la situación en Chechenia y reconoció que los separatistas chechenos eran terroristas; Rusia, por su parte, acogió con reserva la operación militar lanzada primero en Afganistán y luego en Irak (recordemos que en 2004, el presidente ruso Vladimir Putin había comentado tener datos que confirmaban la existencia de armas de destrucción masiva en Irak). Pero ahora, el tema del terrorismo se emplea contra Rusia, pues se afirma que el país puede representar gran interés nuclear para los terroristas. Al mismo tiempo, es evidente que EE UU no incluirá por ahora el aspecto de la seguridad en la agenda de las relaciones bilaterales porque Moscú lo calificaría como presión política. No obstante, en una perspectiva de mediano plazo, la posibilidad de controlar los armamentos nucleares rusos será para EE UU un objetivo prioritario.

____________________

Tatiana Stanovaya es experta del Centro de tecnologías políticas de Rusia (Agencia Rusa de Información "Novosti", www.rian.ru)

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris