Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Democracia participativa

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
miércoles, 8 de junio de 2005, 03:26 h (CET)
La democracia participativa suiza debería ser ejemplo a las naciones occidentales, por la relación directa entre la decisión ciudadana y su expresión legislativa. Entre otros temas de especial importancia comunitaria, la confederación helvética ha aprobado, con un 58% de voto afirmativo por sufragio universal, el "Pacto Civil de Solidaridad".

Esta norma reconoce legalmente las uniones entre homosexuales, otorgándo derechos y deberes similares a los existentes en el matrimonio, y refunde las existentes en los distintos cantones, que amparan a unas 700 parejas en un país de 7,5 millones de habitantes.

Parece ser el sentir mayoritario de los españoles, que no hubiera ninguna objeción a tal tipo de regulación, máxime cuando no se admite en esta ley suiza ni las adopciones homosexuales, ni la inseminación artificial a esta parejas. La democracia real y efectiva de la confederación, sirve de ejemplo a quienes creen en ella, decidiendo en las urnas los aspectos fundamentales que les afectan, previamente documentados e informados.

En el panorama actual en España, con reforma de leyes civiles, que afectarán a más de 42 millones de personas, los dirigentes deberían tomar buena nota. El 18 de junio las familias en general, se manifestarán en contra de la reforma del Código civil, que afecta al matrimonio identificándolo con las uniones entre homosexuales, permite la adopción de estos últimos y el divorcio express que facilita la ruptura del matrimonio y no garantiza la relación de los hijos por igual con ambos progenitores.

Sería sumamente interesante seguir el modelo helvético en España, nuestros representantes, se llevarían más de una sorpresa. Sobre todo se cumpliría lo que dice la Constitución, que la soberanía nacional reside en el pueblo.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris