Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El Consueta   -   Sección:   Opinión

La Iglesia y el Estado, pendientes de una pasta

Félix Población
Redacción
martes, 7 de junio de 2005, 22:41 h (CET)
Aunque un sector del electorado trate de enlodar su trayectoria, este país debería sentirse muy orgulloso del señor Peces Barba. Yo así lo creo y lo pienso. Su figura política y personalidad docente lo avalarían ante cualquier sociedad de convicciones democráticas firmes. Don Gregorio apunta y aporta trazos de luz al discurrir de la vida nacional. Ahora acaba de asegurar que los vigentes acuerdos entre España y el Estado de la Santa Sede no resisten ninguna justificación. Es preciso renegociarlos, sostiene quien fuera ponente en la comisión redactora de la Constitución, sin llegar a ningún enfrentamiento, salvo que la jerarquía eclesiástica se empeñe y siempre que ésta sea capaz de entender que no puede mantener esos privilegios.

En parecido sentido se manifestó no hace mucho el ministro de Justicia con una palabras que sin duda han debido de calar en la cúpula eclesiástica. El señor López Aguilar afirmó que la aportación directa del Estado a la financiación de la iglesia católica no es indefinidamente sostenible. Incluso aseguró que el ejecutivo podría revisar esta situación a finales de año, al margen de que, como es sabido, el gobierno del señor Rodríguez Zapatero haya eludido revisar en esta legislatura los acuerdos hasta ahora suscritos con El Vaticano.

Estimo que son esos terrenales asuntos, tan imprescindibles para el mantenimiento de la institución, los que subyacen en la algarada mental propiciada desde los púlpitos con ocasión de la ley que regula matrimonialmente las relaciones entre homosexuales. Toda esa serie de improperios y añejas descalificaciones, más propias de curas trabucaires que de pastores del evangelio de Cristo, sólo tienen sentido, o lo tienen en buena parte, a la sombra de esa financiación puesta en tela de juicio.

En lo que acaso yerre la católica iglesia, sin embargo, es en el cálculo de la repercusión que puedan tener hoy en día esas soflamas en la sociedad española. Para mí que no será nada provechoso para su valor presencial en nuestro tiempo.

____________________

Visita el Blog de Félix Población en Diariodelaire.blogspot.com

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris