Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Toros

Etiquetas:   Crónica taurina   -   Sección:   Toros

Un par a una mano

Ignacio de Cossío
Ignacio de Cossío
sábado, 27 de agosto de 2005, 13:44 h (CET)
Rui Fernández ya no esta sólo, le ha salido competencia, se llama Joao Moura y viene a borrarlo de mapa. Corrida de máxima expectación en Las Ventas, tras la resaca isidril, con triunfal alternativa del nuevo niño Moura junto a su padre, el maestro Moura y el titán de Hermoso de Mendoza. La competencia estuvo servida y no defraudó.

Era un secreto a voces, desde hacía varios años, otro torero de la casa había nacido pegado a un caballo en la placita de tientas de “Doña Ana” en Monforte. Vaya que si esta puesto el niño, que no es tan ni niño, por su oficio y firmeza delante de la cara del toro, parece que lleva muchos años de alternativa. Pero entremos en faena. Menudo par a una mano que colocó el nuevo niño Moura en el centro del ruedo madrileño entrando a pitón contrario y clavando al estribo. ¡Olé tu sangre torera llena de cavaleiros de pura estirpe clásica a lo Moura, Da Veiga y Batista! Aquella banderilla cargada de verdad y torería hasta la casaca no fue al quiebro, no señores, fue entrando a pitón contrario. La actuación en su conjunto fue muy completa por mando y temple, en especial al galope de costado, a excepción del juego con los aceros que tiene que mejorar todavía mucho.

Como decía y a pesar de su juventud, el joven Moura denota que esta muy placeado, toreado y puesto como consecuencia de haber nacido casi encima de un caballo. Muy bien Moura en el primer toro y con el segundo redujo el acelerador, pero ya digo que dio un espuelazo muy grande en la capital del toreo para tomar nota muchos de los nuestros.

Moura padre no tuvo su tarde, más nervioso por la efeméride de su vástago que por redondear una tarde eufórica, estuvo aseado sin más. No cuajó una faena de oreja ni mucho menos pero el público, más caliente también por el descubrimiento del insólito y novel caballero, premió al padre de la estrella. Le faltó dominar más al toro, ejecutar más de frente y clavar menos a grupas pasadas, me faltó verlo clavar al estribo o al encuentro que es como se debe de clavar cuando se torea con pureza y maestría.

Hermoso de Mendoza, estuvo muy bien, colosal aunque no llegó a la elevadísima cota de San Isidro y tan sólo apuntar dos errores. Una con el rejón de muerte, para variar y el otro cuando cambió, frente a tablas, los terrenos del toro. Erró con el acero por que lo hizo como el que saca agua de una noria, dando vueltas alrededor y así no hay manera. Pablo te faltó hacerlo de frente y despacito, llevando el rejón arriba para no perder ningún tiempo al subir el brazo en el momento del embroque con el toro. Ánimo que tú no te puedes permitir ningún fallo y debes cortar las 4 orejas toreando como toreas. Un bonito detalle colocaste las banderillas a dos manos con las cortas pese hacerlo a la media vuelta y llevando el par colocado en las manos y no sacándotelos de las axilas al estilo Dominguín, pero bueno lo hiciste y cumpliste que diablos, a los Moura no les vimos con la banderillas a dos manos. A lomos de Chenel, Labrit y Campogrande volvió a nacer el temple, mando, valor, colocación, efectividad en la plaza. El segundo error, aunque este resultara más leve que el anterior apuntado, fue alcance y distancias junto a tablas al cambiar de terrenos en donde fue alncanzada su cabalgadura. Pese a lo dicho nada ni nadie puede nublar tu absoluta jerarquía en el toreo a caballo actual.

De los toros quitando el segundo y el último, el resto fueron extraordinarios para el rejoneo. El primer astado era de cine, de carril, sin pegar achuchones, ni adelantamientos, ni cornadas, vamos que no dio ni una mala cara al niño Moura junior. En general los toros pacenses de Los Espartales propiedad de José Luis Iniesta siempre galoparon a la cola, sin derrotes con un temple y son maravillosos que hicieron las delicias de todos los asistentes, corrida para el recuerdo y la esperanza de una nueva estrella.

FICHA TÉCNICA
Plaza de toros Monumental de Las Ventas. Domingo 5 de junio de 2005. En tarde espléndida y de lleno en los tendidos. Se lidiaron seis toros de Los Espartales bien presentados y de gran juego a excepción del segundo y sexto que resultaron mansos y complicados.

- Joao Moura. Oreja y silencio.
- Pablo Hemoso de Mendoza. Saludos desde el tercio en ambos

- Joao Moura hijo. Saludos y oreja.

Noticias relacionadas

Miguel Hernandez o la forja de un taurino

A Miguel

Don Juan Carlos disfruta de una tarde de toros en Las Ventas

El Palacio de Vistalegre (Madrid) volverá a acoger corridas de toros en 2017

Contrato renovado por un año

Taurinos presentan 20.000 firmas en el TC para que se resuelva el recurso contra la prohibición de los toros en Cataluña

Más de 10.000 taurinos se manifiestan en Valencia

La Feria de Fallas había movilizado en los últimos días a los antitaurinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris