Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Padres de la democracia

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
lunes, 6 de junio de 2005, 01:21 h (CET)
La categórica división grupal de buenos y malos, que realizó el autodenominado Alto Comisionado del Gobierno de enlace con las víctimas del terrorismo, Gregorio Peces Barba, ilumina a la comprensión de cada una de las declaraciones que realiza.

Las paralelas inquietudes de ciudadanos europeos y sus dirigentes, se está ilustrando en la negativa a ratificar indigestos textos, redactados por el neodespotismo ilustrado. Baste ver la resistencia de sus autores y palmeros, para invocar repeticiones de referenda y seguir con el proceso. Nuestro controvertido Rector de la Universidad Carlos III, mal llamado padre de la Constitución española, bajo el título de aguerrido ponente de la misma, se erige en máximo intérprete fijador de normas fundamentales.

Se lamenta no convertir hace 25 años a la Carta Magna en obituario del catolicismo: "hay una mención expresa en un artículo a la Iglesia Católica, un error cuando la redactamos, porque permite abrir la puerta a un neoconfesionalismo". Demócrata de la quinta parte no católica, excomulga a la cruz bimilenaria de sus poderes estatales natos.

Mas allá del bien y del mal de Nietszche, decide la inconstitucionalidad de los Acuerdos de 1979 entre Estado y Santa Sede, otorgándose el papel de juez y parte, calificando a la Iglesia como "dañina para la democracia". Demócrata de trágalas constitucionales de pensamiento único. Canciller del Ministerio de La Verdad. Rector de la limpieza del espíritu.

Reformado y postmoderno PuenteOjeista, Zapatero lo rescata de las catacumbas del ostracismo. Su visceralidad sobrepasan las comprensibles seniles actitudes. La amistad presidencial le ufana su ego, les ata su creencia constituyente, capaces de decretar la solución final del problema religioso. Son la ley.

El presidente no le ha encomendado ponencia laicista para esta legislatura. Necesitan los tres quintos camerales, mayorías absolutas y anestesiar a los católicos poco practicantes, más lo ocultan con juegos de trileros . Son esa élite que pregonan ser padres de la democracia.

Con semejantes intérpretes y padres de la Constitución, arrumbadores de la teoría marxista de religión como opio del pueblo, ¿para qué necesita ya, el pueblo a Dios?.

Noticias relacionadas

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris