Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Rep. Checa   -   Sección:  

El comunismo amenaza a la República Checa

Politólogos se congregaron en Praga para debatir la escalada del Partido Comunista tras el último sondeo
Redacción
lunes, 6 de junio de 2005, 01:54 h (CET)
La ideología comunista representa “un peligro para la sociedad checa”, por lo tanto hace falta esforzarse por “una enmienda a la ley penal que iguale la propagación del comunismo con la propagación del fascismo”. A esta conclusión llegaron expertos y políticos tras debatir las amenazas del comunismo en el Senado checo.

Raúl Sánchez Costa / Enviado especial a Praga
No hace mucho se conmemoró en la Rusia de Vladimir Putin la liberación de Auschwitz por las tropas soviéticas hace 60 años. Se reunieron distintos jefes de Estado europeos, desde George W. Bush hasta Jacques Chirac, donde homenajearon a los caídos en la guerra más trágica y terrorífica de toda la historia de la humanidad. El genocidio perpetrado contra los judíos, cuyo símbolo encarna el campo de concentración de Auschwitz, se produce en la Europa de la ilustración de Victor Hugo y en la Alemania heredera de Kant. No obstante, no conviene olvidar que la memoria no acaba en ese campo de exterminación. Muchos de los que fueron perseguidos por los nazis y sobrevivieron al genocidio sufrieron el totalitarismo comunista que marcó la segunda mitad del siglo XX. Las naciones víctmas del nazismo cayeron atrapadas por el estalinismo, los campos de concentración y la muerte de los nazis.

Los Estados Unidos y la Unión Soviética negociaron el destino de Checoslovaquia, República Democrática Alemania, Rumanía, Bulgaria, Hungría y Polonia tras el fin de la segunda guerra mundial. Estos Estados pasaron bajo la influencia de la URSS, por lo que la ideología comunista se erigía como base política y económica de los países del este.

Desde la caída del muro de Berlín en 1989, los europeos no concibieron que las doctrinas de la ultraderecha y de la extrema izquierda coparan la actualidad en los informativos. El éxito de Jean Marie Le Pen en las elecciones presidenciales de Francia en 2002 y la subida de popularidad de Jorg Haider en Austria indicaron que los posicionamientos ultraderechistas perviven en nuestra sociedad.

En Praga, expertos, politólogos y presos políticos se congregaron para debatir la escalada del Partido Comunista en la política de la República Checa. Las intenciones de voto de los comunistas checos han superado el veinte por ciento según el último sondeo realizado por el Instituto de Opinión Pública. Por tanto, se convierte en la segunda fuerza política más popular en el país, despúes del opositor Partido Cívico Democrático. Los especialistas expusieron que el hecho se produce debido a que “los comunistas han permanecido en la oposición” durante todo el periodo posterior a la restauración de la democracia en la República Checa. “El mayor peligro del comunismo consiste en el olvido. La sociedad pierde la memoria y no recuerda suficientemente la monstruosidad de esta ideología”, resalta el senador y ex líder estudiantil, Martin Mejstrik.

Para resolver el problema, los politólogos aconsejan que se promueva la enmienda a la ley penal que permita sancionar la propagación del comunismo de igual manera que la difusión del fascismo. “Dicho reglamento debió haberse adoptado inmediatamente tras noviembre de 1989”, declara Mejstrik.

El politólogo Stanislav Balik de la Universidad Masaryk de Brno aludió que “a diferencia de sus colegas occidentales, los comunistas checos no rechazaron las ideas de Lenin de la revolución y de la dictadura del proletariado” y añadió que los diputados comunistas siempre se han opuesto en el Parlamento a leyes referentes al régimen anterior, las restituciones o indemnización a las víctimas del periodo comunista.

Por su parte, el senador Mejstrik agregó que “la elite política de entonces no encontró fuerza, coraje o ganas” de aprobar una ley contra la divulgación de las ideologías comunistas y fascistas. “Opinamos que quince años después del cambio no es tarde. El comunismo es en su misma esencia una ideología peligrosa y, especialmente, en Europa central deberíamos empezar a tratarlo con más vehemencia que por ejemplo los países de Occidente”, explicó.

Mientras que los expertos discutían sobre el ascenso de popularidad de los comunistas, los jóvenes checos salieron a las calles de Praga con camisestas para advertir el peligro constante del comunismo. Los estudiantes organizaron un desfile de moda anticomunista en una cafetería de Malá Strana de la capital checa, donde se presentaron unos 300 modelos de camisetas que lucían estrellas de cinco puntas rodeadas de calaveras o inscripciones como “Gulash pionero, no olvides”.

Las elecciones parlamentarias de la República Checa se celebrarán a mediados del próximo año en un ambiente enrarecido por la crisis que la Unión Europea está sufriendo, tras el “no” a la Constitución de los franceses y los holandeses. El Gobierno checo tiene todavía que decidir si ratificará la Carta Magna a través del Parlamento o por referéndum. El ejecutivo apoya el referendo a pesar de que las últimas encuestas indican que crece el voto en contra.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris