Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Legislar no es hacer leyes

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
domingo, 5 de junio de 2005, 00:16 h (CET)
La reciente sentencia del Tribunal Constitucional que declara inconstitucional el artículo 136 del Código Civil, derogando el plazo de prescripción máximo de un año desde el conocimiento del nacimiento, para que un padre pueda impugnar la filiación, extrae lógicas conclusiones. Que la solera de una norma reguladora de la familia y la convivencia social, se declare inconstitucional, genera dudas de que muchas otras puedan serlo. Por evidente que parezca, no se declararán hasta que de oficio un tribunal, el defensor del Pueblo o reforma planteada por el legislador, considere que pueda vulnerar la Carta Magna. Si perviven leyes inconstitucionales "per secula seculorum", dudaremos incluso de la constitucionalidad de la aplicación de estas u otras por los tribunales, que por no acudir al amparo constitucional crea una inconstitucional jurisprudencia. Son sólo 12 altos magistrados quienes abordan las demandas.

Conclusión inevitable son las secuelas que las leyes, alegremente redactadas y aprobadas por el legislador en el Parlamento, algunas con avisos institucionales de dudosa constitucionalidad, originarán el perjuicio moral, psíquico y físico en los ciudadanos afectados.
La lógica de la igualdad y la justicia no necesariamente rigen nuestras leyes, bastando comprobar las aberraciones resultantes de sentencias, que se amparan en la aplicación de una determinada norma o ley. En un escalón inferior a estos principios fundamentales básicos, se encuentra la Constitución española, que no se activa hasta que no se ha generado el mal. Actua tan sólo cuando lo demandan al Tribunal Constitucional unos determinados agentes. ¿Porqué espera para impugnar una ley social, a que un partido político -no garante de elaboración de normas constitucionales- tenga 50 diputados o 50 senadores y además quiera?

Igualdad y justicia no van de la mano de votos. Leyes que se arrodillan al sentimentalismo y el atractivo de una cartera de votos, son leyes injustas para muchos ciudadanos. Además de un alto de indice de inconstitucionales.

Vergüenza me da, que el principal partido de la oposición, vote afiramtivamente leyes que tienen estos indicios, y sus voceros escupan que no se ha declarado inconstitucional.

La sociedad civil tarde o temprano reclaramará la responsabilidad civil a los legisladores, causantes directos de sufrimientos e injusticias de muchos ciudadanos.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris