Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Los leones y los días   -   Sección:   Opinión

El primer obstáculo de la Constitución Europea

Sergio González García

viernes, 3 de junio de 2005, 03:21 h (CET)
Los ecos de la respuesta negativa que los franceses dieron a la Constitución Europea el pasado domingo se hicieron más que presentes en toda la Unión Europea, por más que el Presidente francés y otros líderes galos, como el Secretario General del Partido Socialista, Francois Hollande, intentaran restarle importancia a este hecho considerándolo como un pequeño obstáculo para conseguir la construcción europea completa. Desde las instancias comunitarias, empezando por el Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, siguiendo por el Presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, y el Secretario General de Política Exterior y de Desarrollo y Cooperación Europea, Javier Solana, emplazaron a hacer las reformas oportunas en el Tratado Constitucional para conseguir que se acabe aprobando en el país fronterizo español.

Esto sólo trajo consecuencias deficientes para el gobierno del Primer Ministro, Jean Pierre Raffarin, que vio como pedían su dimisión de manera exacerbada y crítica desde distintos sectores, como los liderados por el ex Primer Ministro y ex Ministro de Economía, Laurent Fabius, o el líder de la ultra derecha, Jean Marie Le Pen, que iban más allá de la censura al jefe del gobierno y centraban sus miradas hacia el Presidente de la República, el sempiterno Jacques Chirac, al que consideraban responsable del fracaso de la consulta constitucional. El Jefe del Estado se vio abocado a obligar al Primer Ministro a presentar su dimisión y a nombrar un nuevo inquilino que ocupara el Palacio de Matignon, que se iba a decidir entre tres candidatos del partido de la Unión por el Movimiento Popular (UMP), el primero de ellos era el candidato más valorado en las encuestas por los ciudadanos franceses y ex Ministro de Interior y Economía, y actual Presidente de la misma formación política, Nicolás Sarkozy. El segundo de los aspirantes en liza era el ex Ministro de Asuntos Exteriores durante la Guerra de Irak, actual Ministro de Interior y mano derecha del Presidente actual, Dominique de Villepin, hombre curtido en literatura y prosa, y dominador de cinco idiomas. La última de las presentadas al cargo fue la actual Ministra de Defensa, Michelle Alliot-Marie, considerada como la única capaz de aglutinar las distintas tendencias dentro del partido mayoritario del Parlamento francés, y primera posible jefa de gobierno de la actual república.

De esta manera el elegido fue el Ministro de Interior, Dominique de Villepin, que acogió con gran satisfacción su nombramiento puesto que veía en ello la posibilidad de tener un mayor carisma en la sociedad francesa y una plataforma de impulso de cara a su candidatura para las elecciones de 2007. El enfrentamiento que mantiene Jacques Chirac con su rival interno Nicolás Sarkozy provocó que éste no tuviera ninguna opción de ser elegido como responsable del Primer Ministerio, y se viera abocado a aceptar su elección como “Ministro de Interior y Estado”, puesto considerado como número dos en el Gobierno francés, en sustitución del nombrado Jefe de Gobierno. El diplomático galo se verá obligado a poner en marcha una campaña de concienciación ciudadana de cara a la aceptación del Tratado Constitucional en este estado, previa modificación de los aspectos que decisivamente han contribuido a la declinación del proyecto. En cambio, Sarkozy tendrá que conformarse con mirar “desde la barrera” lo que ocurre, intentando planificar su asalto a la Palacio del Eliseo, su gran objetivo, que no debe ser interrumpido por ninguno de los rivales dentro su propio partido político, como en el Partido Socialista, donde el relevo en su cúpula es un hecho que todos esperan y que, probablemente acabará produciéndose, por más que los dirigentes actuales se empeñen en negarlo.

Otro de los hechos decisivos vino el martes con la publicación de la última de las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que en esta ocasión no sólo analizó aspectos de carácter nacional, sino también lo relativo a las elecciones gallegas, donde dio unos datos similares a los que continuamente se están publicando en los diario gallegos como La Voz de Galicia o el Correo Gallego. En el análisis demoscópico, se puede apreciar una consolidación del Partido Socialista de Galicia como segunda fuerza política y principal fuerza alternativa al Partido Popular, que ve como vuelve a quedarse a las puertas de lograr la tan ansiadas mayoría absoluta que le permitiría mantenerse en el gobierno de Santiago. El Bloque Nacionalista Gallego permanecería en una tercera posición que le serviría para mantenerse como partido esencial para conceder a los de Emilio Pérez Touriño la Presidencia de la Xunta, y condicionar la labor de los socialistas. En cambio, la valoración de los principales representantes de las formaciones políticas y candidatos a sentarse en el Palacio de Raxoi, es muy similar, puesto que ninguno de ellos alcanza el aprobado, siendo similar en sus puntuaciones, ya que todos ellos suman en torno al 4,5.

En lo referente a las ansias de cambio de la población gallega, se puede llegar a la conclusión de que seis de cada diez electores apuestan por el cambio hacia una coalición progresista que no dependa en exceso de un partido estatal. Por tanto, ante esta coyuntura, los conservadores apelan a que tradicionalmente han sido capaces de dar la vuelta a los sondeos, además de que en la encuesta no se recoge uno de los graneros de votos más importantes del Partido Popular, la emigración. Ésta, ha depositado mayoritariamente su voto en la urna para confiar en Manuel Fraga, al que consideran un exponente esencial de la época “blanda” del Franquismo, pero que, con la llegada al poder del PSOE, y el nombramiento de un diputado gallego, Miguel Cortizo, como Responsable del Estado de cara a la Emigración, el partido de izquierda ha conseguido levantar una alta expectativa con medidas de cobertura sanitaria y pensiones asistenciales que pueden contribuir a la alcanzar la jubilación del ex Ministro de Turismo franquista.

El miércoles vino acompañado del tercer referéndum de un país europeo sobre la Constitución Europea, Holanda, en la que los sondeos apuntan a un más que imponente dominio del No sobre la respuesta afirmativa. En un principio, lo que parecía ser una opción poco probable de los estados comunitarios, se ha transformado en la más que probable respuesta de muchos ciudadanos, sobre todo, tras la respuesta negativa del país galo. Todo ello, unido al hecho de que los polos extremos de los parlamentos nacionales, tanto extrema derecha como izquierda radical se oponen al Tratado Constitucional.

Los principales partidos holandeses, empezando por el del Primer Ministro, la CDA, de Jean Peter Balkenende, como el principal partido de la oposición y durante tantos años primer partido de los Países Bajos, Partido Laborista, han apostado de manera decidida por un Sí, en el que ya ninguno de ellos cree, pese a que se intente desmarcar la respuesta de los ciudadanos a la concepción que tienen del gobierno estatal. La baja popularidad del jefe de Gobierno conservador, puede traer consigo un castigo que nadie en Europa quiere, pero que se sumaría al ya cosechado en Francia. La visión ciudadana de la Constitución Europea, pasa por el rechazo de todo lo que suponga un aumento del bienestar público, y la pérdida de la soberanía de uno de los fundadores de lo que es hoy en día la Unión Europea, hecho que muy pocos políticos creen que se vaya a producir pese a las más que interesadas actitudes racistas y contrarias a la inmigración de los seguidores de populistas antieuropeos.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris