Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Internacional
Etiquetas:   Marruecos - Sáhara  

La calma vuelve a Layún

La ciudad marroquí recupera la tranquilidad tras las tensiones por la detención de un saharaui
Redacción
sábado, 4 de junio de 2005, 06:44 h (CET)
Los de “la extrema izquierda” han revisado su posición referente al Sáhara Ocidental. La caída del muro de Berlín les hizo ver lo que, a mediados de los ochenta del siglo pasado, ya vislumbraban. El conflicto del Sáhara considerado entonces como “derecho de los pueblos a decidir de si mismos”, les aparece hoy como una herencia de la guerra fría que oponía Este al Oeste. Nadie, en Marruecos, habla de autodeterminación. Intelectuales, plebe, políticos y religiosos, están unánimes. El problema del Sáhara marroquí, correan, es un problema fabricado, sostenido y manipulado por el régimen de Argelia. Otros países lo utilizan también como moneda de trueque y presion contra Marruecos. España no queda fuera y figura en primera fila en la lista de los países interesados.

Mohammed Khalid / Corresponsal en Marruecos
Izquierdas y derechas están en el mismo bando en cuanto al tema del Sáhara. En Marruecos, este conflicto que dura ya más de treinta anos coge rango de sagrado. Todos quieren que acabe ya, pero no de cualquier modo. El Sáhara es marroquí, Maruecos está en sus tierras. Es la única solucion que se espera aquí. Todo lo demás es política politizada.

Es tan así que los últimos desturbios protagonizados la semana pasada en el Layún por grupos de jóvenes saharauis han sido condenados por todo Marruecos, incluso por los propios saharauis.

El domingo pasado, centenares de saharauis salieron a la calle de la ciudad Layún para expresar su marroquinidad y protestar contra los “rabos de los mercenarios”, en referencia al frente Polisario, que, según declaran unos, se dejan vender por menos de treinta euros metiéndose inconcientemente en un juego vil del que nada saben. Los unionistas, que asi se llaman, casi iban a atacar a las decenas de jovenes “separatistas” que , viendo la presencia en la plaza de cadenas de television extranjeras, principalmente de Espana, empezaban a saltar gritando “¡fuera Marruecos!”. En este momento, un periodista marroquí se acercó a un colega español para decirle que “aquí están los otros manifestantes y son mucho más numerosos, ¿por qué les ignoras? ¿no es sagrada la noticia?”. Los antidisturbios marroquíes también se acercaron a la plaza para separar a los dos bandos: separatistas y unionistas. Para éstos “¡ya basta de aprovechar al pueblo saharaui por intereses que no son de ellos!”; “Ahora aprovechan la crisis economica y manipulan a chavales por 30 euros; hay menores entre los detenidos ¿ves?” se exlamaba una manifestante unionista. Los “separatistas”, despues de dejerse filmar por las cámaras de television extranjera, desaparecieron de la plaza .

Es de saber que en el pais alauita, cuando un marroquí del norte o unionista del sur habla de manipulación, la referencia es clara: Argelia. Y no les faltan razones que presentar para justificar su decir: Argelia tiene intereses estratégicos y economicos en la zona. El Sàhara independiente (284000 km² para los 160.000 saharauis que estàn en Tinduf-Argelia) será una provincia más para este país, que además de la riquezas que podría contener el suelo saharaui, le dará acceso al Atlántico.

Después de la retirada de Libia, Argelia mantiene su apoyo logístico, militar, económico y diplomático al frente Polisario, y ello, a pesar -o a causa- de la crisis social que padece su pueblo. No lo hará por convicción ideológica “derecho de los pueblos a decidir de sí mismos”. Argelia pretende defender la integridad territorial del pueblo saharaui, pero no vacila e incluso tuvo la cara de proponer abiertamente la repartición de territorio saharaui entre Rabat, el frente polisario y Argel, so pretexto de proteger sus fronteras.

En el momento en que los ministros de asuntos exteriores de los países del Maghreb ultimaban los pasos para celebrar su Cumbre de Tripoli, retrasada durante diez años, el presidente Boutefleka hace pública su declaración de apoyo incondicional al Frente Polisario insistiendo sobre el compromiso total de Argelia con el pueblo saharaui hasta conseguir su plena independencia. Coordinación sincronizada: el frente polisario declara en seguida que si eso no se realiza, se recurrirá de nuevo a las armas. El embajador de la RASD en Argel se encarga de poner fecha a la amenaza: octubre 2005. Consecuencia de la escalada: la Cumbre de Trípoli se retrasa de nuevo a otra fecha por todos desconocida.

Apenas una semana después de las declaraciones indicadas, la protesta de los familiares de Ahmed Mahmud H. (nacido del Ayún en 1977), encarcelado en la prisión local por tráfico de drogas y de clandestinos, contra su traslado al centro penitenciario de Ait Melul, en Agadir, a unos 550 km del Ayún, torna rápidamente en una manifestación política. Los manipuladores “instalados cómodamente en las lujosas playas de Las Islas Canarias”, precisa un unionista, lanzan en las calles de la ciudad a jóvenes desamparados economica e intelectualmente para sembrar el terror atrayendo con ellos a los chavales del barrio pobre de Maatalah; luego hacen política difundiendo las imágenes filmadas mediante aparatos de telefonía móvil, lanzando llamadas de socorro y de apoyo a la “Intifada del Sáhara” mediante su agencia Sahara Presse Service que rápidamente encuentra oídos en la prensa internacional, sin importarles la suerte de los chicos que tuvieron que sufrir en sus cuerpos los ataques de las fuerzas del orden marroquíes.

"¿Donde está la Intifada?", exclama un manifestante unionista en la cara de los periodistas que el domingo pasado se trasladaron a Layún, en un viaje organizado por el ministerio marroquí de Comunicación, para recoger testimonios.

Intifada o no, lo cierto es que las calles de Layún viven con normalidad. La ciudad recupera su calma habitual pero sigue tensa la situacion en el barrio de Maatalah que fue escenario de los enfrentamientos más brutales. Las autoridades marroquíes de la zona declaran haber puesto en libertad a 11 de los 33 detenidos. Los restantes declararán ante el juez por los cargos que se le imputa: organización de banda de malechores, posesión de armas blancas, destruccion de bienes públicos.

El protagonista
Ahmad Mahmud Hadi, cuyo traslado originó los desturbios, es nacido de Layùn en 1977; ahí hizo su primaria y segundaria; pasó un año de cárcel por agresión contra un jefe de la policía judicial; se trasladó luego a Agadir, donde fue detenido en 2003 y condenado por un total de 12 años de carcel. En su declaracion preliminar a la gendarmeria marroquí (Guardia Civil) de Agadir reclama ser partidario del frente Polisario al que quería dedicar el dinero que sacaba del negocio ilícito de drogas. Ahmad Mahmud, renució a la nacionalidad marroquí en una carta enviada hace un par de años a la fiscalía acompañada por su DNI marroquí.

Noticias relacionadas

Trump veta resolución de cortar el apoyo estadounidense a la guerra en Yemen

La resolución, que invoca la Ley de Poderes de Guerra, fue aprobada por la Cámara de Representantes a principios de este mes tras ser aprobada en el Senado el mes pasado

Murió Alan García

El primer expresidente sudamericano suicidado en este milenio

El largo proceso del "Brexit"

David Cameron convocó el referéndum para la salida de Reino Unido de la Unión Europea en 2015

Más de 87000 personas han tenido que exiliarse de Malí por la ola de violencia

Una docena de organizaciones humanitarias presentes en el país alertan de la falta de recursos para afrontar una crisis humanitaria creciente

​Enrique Bolaños, expresidente de Nicaragua: “Tuve que enfrentar los constantes intentos para destituirme”

"Nicaragua se encuentra inmersa en un estado de profunda crisis política, social y moral"
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris