Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un día menos   -   Sección:   Opinión

Anuncios no, gracias

Juan Antonio Hurtado
Redacción
miércoles, 1 de junio de 2005, 23:09 h (CET)
Dicen que las personas estamos unos determinados años de nuestra vida viendo la televisión; podrían ser entre cinco y ocho años. Tanto tiempo viendo la televisión, sus programas, películas y también, como no, los anuncios.

Los anuncios televisivos nos invaden en todo los lugares, cuando estas viendo la televisión estamos aproximadamente quince minutos por cada anuncio viendo publicidad, nos la inyectan sin preguntar ¿Alguien me ha preguntado? Creo que no, eso seria publicidad masiva, al igual que en las calles, carteles y mas carteles invaden nuestras calles. Esta publicidad es masiva pero no esta penalizada por la ley porque se pagan grandes sumas de dinero para poder realizarlas, en cambio el spam y correos publicitarios vía Internet ya es otra cosa, a este paso tendremos que crear un sistema judicial y legislativo para Internet. Todo esto quiere decir que el spam al ser publicidad que no esta pagada, que es anónima y que es molesta, esto quiere conlleva a que esta prohibida, pero mil veces prefiero yo un inofensivo spam que se puede arreglar con cliquear la equis que esta en la ventana derecha de la pantalla, es así de fácil, pero ¿Qué hacemos cuando estamos viendo una película de dos horas y con los anuncios se convierte en tres? No podemos hacer nada, tan solo tragar, esto e4s fruto de un marketing del sistema capitalista en el que nos encontramos sumergidos queramos o no.

Hoy en día todo es marketing, publicidad, anuncios, todo es meter el producto por los ojos del consumidor, han convertido a las personas en maniáticas de las compras los sábados tarde, han convertido a las personas en nocturnas al quedarse frente al televisor para ver el Tele tienda que le solventara el problema del michelín superior, esperan poder adelgazar con esos miles de productos anunciados a las tres de la mañana, que tan solo van dedicados para mentes enfermas, y el virus se llama capitalismo.

Ellos no esperan a que tú necesites el producto y simplemente vayas a comprarlo, ya se esfuerzan ellos en que conozcas perfectamente el producto sin tener que salir de tu propia casa. Como solución podemos proponer muchas, otra cosa es que se realicen, por ejemplo ahora mismo se me esta ocurriendo una buena idea, yo perfectamente pagaría una cuota mensual, fíjense ya no digo gratis, digo que pagaría una cuota mensual para instalar un decodificador en mi televisor y que no pasaran los anuncios, así mi televisor estaría abonado a la propuesta pionera de Canal +, fuera anuncios. En mi buzón también habría una etiqueta que diría “No publicidad” con una etiqueta conforme he pagado la mensualidad para no recibir publicidad. Aunque el problema seria que anunciarían este tipo de bonos para no recibir publicidad, y este seria el cuento de nunca acabar. Cosas que pasan.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris