Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

En mi nombre, sí

Santi Benítez
Santi Benítez
miércoles, 1 de junio de 2005, 23:09 h (CET)
En esta democracia en la que vivimos hemos sufrido el terrorismo con la resignación de quien vive sabiéndose en un Estado de Derecho, es decir, con la confianza puesta en que las instituciones y las Fuerzas de Seguridad del Estado acabarían con este sin sentido de asesinatos que tantas vidas ha costado. Llevamos 27 años sufriendo como demócratas. Y no existe justificación para ello, no existe justificación para decir que existe una justificación, porque no la hay.

Ahora mismo la organización terrorista ETA está más debilitada que nunca, aunque haya quien, añorando a Anzar, huy, perdón, Aznar, y su bigote, esté diciendo, como no podía ser de otra forma, que con él se vivía mejor. Frase que me recuerda otros tiempos pretéritos. La realidad sigue siendo que el Estado, paso a paso, está desmontando toda su organización tanto nacional como internacional, y consiguiendo resultados.

Sin embargo, parece que hay demócratas y demócratas. Parece que ante un problema tan tremendo como es el terrorismo, hay quien dice que el Estado de Derecho, representado por el gobierno que elegimos la mayoría de los españoles, por mucho que les pese, está liquidando la lucha antiterrorista "más exitosa" de las últimas décadas. Yo no sé si es que soy el único que lee periódicos o ve telediarios pero, con toda humildad, me da la impresión de que la detención de Carmelo Laucirica, junto a otros dos integrantes del comando Donosti, de Mikel Ciaurriz, de Eder Aritz Lizaso, de Gorka Díez, de Juan Ibón Fernández de Iradi, Susper, de Pedro de Miguel Caballero, de Ibai Ayensa Laborda (por segunda vez), de Amaia Urízar, de Haritz Totorika, de Pedro Esquisabel Urtuzaga, responsable del aparato internacional de ETA, por nombrar sólo a unos pocos de los muchos que se han detenido bajo este gobierno, difícilmente puede calificarse como la liquidación de la lucha terrorista "más exitosa" de la última década. Como poco será su continuación. A no ser que se quiera hacer demagogia. Cosa que tampoco es de extrañar, sólo hay que oír hablar a Rajoy en el Parlamento.

Porque, seamos serios ¿Con que cara pone el grito en el cielo la oposición porque el gobierno entable conversaciones con ETA, cuando, y sólo hay que tirar de hemerotecas, ellos también lo hicieron? Existen dos posibilidades, las dos igual de lógicas; la primera por una cuestión de imagen, hay que estar muy desesperado cuando resulta que alguien como Bono tiene mejor imagen pública que el líder de la oposición, y entonces se tira de la demagogia para soliviantar la visceralidad acumulada de los demócratas. Pero es que los demócratas no somos tontos señor Rajoy, que se le ve el plumero. Y la segunda, que tengan claro que la organización terrorista está lo suficientemente debilitada como para colgar la metralleta de una vez, con lo que el gobierno de Zapatero se apuntaría un tanto que difícilmente los herederos del sí a la guerra de Iraq pudieran superar. Sin darse cuenta de que esto sería un éxito de todos los demócratas. Para todos.

Existe una tercera posibilidad, aún más aterradora, que el PP se sepa en vías de extinción y esté radicalizando el discurso a ver si cuela. Y digo que es aterradora porque si el PP se extingue lo que queda más allá si que es horrible. Indudablemente, como demócrata, prefiero a Rajoy en el Parlamento antes que a Cantalapiedra aunque sea con un solo escaño.

Otra cosa que me ha hecho gracia es que se diga que alguien intenta acallar a los familiares de las víctimas del terrorismo. Hay que haber perdido la memoria para decirlo, porque, que yo sepa, a los únicos familiares de víctimas a los que se ha intentado acallar de forma vergonzosa durante la historia de esta democracia ha sido a los familiares de los muertos del YAK 42. Cosa que, además, tenemos fresquita en la memoria.
O que se diga que el gobierno miente. Hay que tener mucho rostro para ser del PP y llamar mentiroso al gobierno de Zapatero, pero que mucho rostro. Aparte de pensar que el español es imbécil, cosa que se demostró no ser cierta en las últimas elecciones generales.

Es increible que se hable de que el gobierno traiciona la memoria de las víctimas del terrorismo cuando quiere acabar con el terrorismo. Decir esto es intentar echar mano de la visceralidad ciudadana en un gesto burdo y estúpido de hacernos creer a todos que al terrorismo sólo se le combate con las fuerzas de seguridad del estado. Al terrorismo se le combate desde todos los frentes que se pueda dentro del Estado de Derecho, y si con ello se acaba con él, bienvenido sea.

En algo si estoy de acuerdo con estos demagogos que gritan hinchando las venas del cuello. España no se ha merecido nunca un gobierno que le mienta, ni un gobierno indecente. Eso si que es verdad. Pero los españoles ya corregimos eso.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris