Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El batiburrillo  

Telenovelas

Vicente Luís Mulero
Redacción
lunes, 30 de mayo de 2005, 23:58 h (CET)
Todas las telenovelas me parecen iguales: chico rico repelente y chica pobre que tiene una belleza arrebatadora que tras muchos avatares acaban juntos después de superar grandes obstáculos y además siempre consiguen hacer justicia y vivir su amor libremente.

Los pobres son muy pobres y los ricos muy ricos; en estas novelas las clases medias no existen. Todo es desbordante: el amor, el odio, el rencor... no existen nunca los términos medios, jamás hay una crisis existencial por alguna decisión difícil de tomar, todo es muy previsible.

Nunca he entendido la necesidad de escribir tantos capítulos si todo es previsible. La verdad, es desperante ver eso de los 800 episodios. Hay que ser muy paciente para seguir una historia desde el principio.

En realidad tú vas por la calle y no ves mujeres tan lindas como las de las novelas, ni ellos tampoco se ven tan perfectos. Cada día me pregunto dónde están esas bellezas. En la calle no se ven, la televisión vende imagen y esa imagen no siempre es real..

No sé cuál es el objetivo final cuando se realiza una telenovela, no sé qué valores o qué cuestiones trasmiten, pero son todo un fenómeno en muchos países y seguidas por mucho público...

Lo único que me gusta de estas obras televisivas es el dulce acento de sus protagonistas y el vocabulario que usan para expresarse, así como el léxico.

Lo que no me gustan son los decorados, pues suelen ser muy recargados.
Pero lo que me llama la atención es que aunque sean historias con desenlace sabido de antemano. Siempre hay algo que engancha al espectador; lo que no sé es qué engancha. Si lo supiera escribiría una buena telenovela, a poder ser que no hable de amor.

El amor es demasiado complicado para una telenovela con final feliz, ya que no todas las historias de amor lo tienen, no siempre se comen perdices.

Noticias relacionadas

El horizonte declara…

Poema de Aurora Peregrina Varela Rodríguez

Noche de enero

Un poema en prosa de Francisco Castro

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris