Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   AL DETALLE   -   Sección:   Opinión

Cuando un amigo se va

Maria Sánchez Rodríguez
Redacción
lunes, 30 de mayo de 2005, 23:58 h (CET)
Está de moda decir a un amigo que se quiere largar del lugar donde vive para empezar una nueva vida a partir de cero, con todo lo que eso conlleva, que respetas su decisión y que lo comprendes.

Pero yo creo, y debo ser sólo yo, que eso es una forma de decir: ¡anda largaté y no vuelvas! La verdad es que queda muy bonito y tolerante despedirse diciendo: ¡siempre me tendrás aquí para lo que quieras! Si cuando un amigo se va algo se muere en el Alma ¿qué queremos, quedarnos sin Alma? Aunque la mayoría de las veces lo que la otra persona, la nómada, quiere oír es un: ¡quédate, no te vayas, te necesito cerca de mí!

Porque todo hay que decirlo, mucho amor y amistad, pero la sinceridad debería primar. Dejarnos de quedar como señores/as y si realmente queremos a alguien, decirle sin tapujos que se quede, a no ser, claro, que la persona en cuestión que se las pira, se vaya de viaje a un lugar exótico para luego volver cargada de regalos para todos los amigos, o nos ofrezca en el lugar donde finalmente resida una casa donde hospedarse en vacaciones por la cara, que para eso están los amigos.

Si tenemos en cuenta que una persona que deja todo para empezar de cero es porque algo marcha mal en su vida actual, y no hace falta que sea por que la policía le sigue o su ex le hace la vida imposible, o la familia la quiere lejos, no.

Sólo conozco a una persona que ha tomado la decisión de dejarlo todo y marcharse de su lugar de residencia, y sólo conozco a un amigo que le ha pedido que se quede, que sí lo comprende, pero que se quede y se ponga a trabajar aunque sea fregando platos, porque para él será la misma con o sin cayos en las manos. Yo le he dicho lo mismo: que no pienso utilizar frases de pego para quedar como la mejor consejera del mundo. Sólo le he dicho que, aunque la vea poco y no pueda prometerle amistad eterna, que se quede.

Y debe ser que eso es lo que realmente quería oír, y ninguno le decía, porque en el fondo, pedía a gritos que alguien la necesitara. Lo digo porque ha causado efecto, y al final permanecerá dándonos la lata, pero su lata es la mejor.

¿Qué es eso de comprender y respetar? ¿Qué es eso de apoyar a un amigo a que se las pire? ¿Diríamos lo mismo a nuestra esposa/o? ¿A nuestro fisioterapeuta? ¿Al nuestro medico de toda la vida? Pues a un amigo tampoco. Como siempre es mi opinión.

Es que estamos en una sociedad en que nos tenemos que hacer publicidad de nosotros mismos para causar sensaciones positivas en los demás, pero no olvidemos que la publicidad suele ser engañosa. Y a un amigo no hay que venderle nada. Bueno, en tal caso como se suele decir... si cuentas a alguien un secreto, le dejas tu vida en sus manos. Y eso sí que tiene peligro; es más, según termino de escribir esto no sé yo si al final será mejor que cuando un amigo se va algo se me muera en el alma, que poner en peligro un secreto en caso de enfado.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris