Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Huelga general  

El parón y el clamor

Lo importante no fué el parón sino el clamor. Fué una gran huelga parcial. Y un clamor masivo
Wifredo Espina
@wifredoespina
viernes, 30 de marzo de 2012, 09:44 h (CET)
Paró mucha gente, pero trabajó mucha más. Pese a que los convocantes, a veces, confunden, inadmisiblemente, el legítimo derecho a no trabajar durante una huelga, con un inexistente derecho a impedir trabajar. Y, lamentablemente, algunos comparsas o infiltrados, practican la salvajada que urge erradicar con contundencia.

La huelga era, principalmente, contra una reforma laboral y unos recortes gubernamentales, que cercenan muchos derechos adquiridos de los que tienen trabajo, para facilitar a los millones que no lo tienen a poder lograr un puesto para ganarse la vida. Las fuerzas sindicales velan, primordialmente, por los que ya lo tienen, olvidándose bastante de los que malviven en el paro. Por esto fue una huelga más parcial que general.

El clamor del malestar fue enorme. Porque es realmente general y afecta a toda la sociedad. Y se exteriorizó en grandes manifestaciones, mayoritariamente pacíficas, ejerciendo saludablemente un derecho de expresión colectivo, que con frecuencia no se ve bien reflejado en los parlamentos, por muy democráticamente que hayan sido elegidos.

El gran clamor callejero fue más una expresión profunda de malestar ciudadano que el rechazo de unas decisiones gubernamentales y parlamentarias concretas. El objetivo era más difuso y profuso, aunque muy íntimo y casi trágicamente sentido.

Es fácil achacarlo a un ‘sistema’ o a un ‘modelo’ social o económico; palabras, estas, que más bien sirven de comodin para disimular que no se conocen, por ahora, otros mejores o menos malos. Lo que sí está claro es que sus escandalosos abusos los pervierten profundamente. Pero estos abusos radican esencialmente en las personas, más que en sistemas y modelos, siempre mejorables.

El clamor era de malestar, profundo y generalizado. Y fue un gran clamor. El parón fue más relativo: la gente quiere trabajar, no perder el trabajo y encontrar uno los que no lo tienen. La ciudadanía dió una lección a las fuerzas sindicales: hay que acordarse de todos.

Y los gobiernos deben ser sensibles a la huelga y, sobre todo, al clamor, para, sin dejar de gobernar para el bien común, corregir los posibles fallos en sus decisiones y los muchos abusos a que, como ya se ha demostrado, dan lugar.            
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Los orígenes históricos del derecho premial

El derecho premial ayuda a la Administración a realizar su labor de fomento otorgando premios y recompensas a los ciudadanos

Etiquetados y hundidos

Extremizar al personal, el deporte de moda

Fastos

“El amor, a día de hoy, para que se haga fuerte, necesita, como poco, sus dosis de ojos y emoticonos”

Una llamada a entenderse

“El mundo se ha vuelto oscuro, porque sus moradores no son claros, ni en sus lenguajes, ni en sus miradas, ni tampoco en sus acciones”

El dilema de los conservadores británicos

Los candidatos conservadores han tenido ya dos debates. Uno en el domingo sin la participación del favorito (Boris Johnson) y otro el martes donde si participó él pero no Dominic Raab, quien fue desclasificado dos horas antes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris