Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Entrevistas
Etiquetas:   Emprendedores   Gastronomía  

“La época del pelotazo ha pasado a mejor vida”

Entrevista con Didac Sorli, un joven emprendedor
Teresa Bengueras  y Rafa Esteve-Casanova
jueves, 29 de marzo de 2012, 07:30 h (CET)

Entrevista, Didac Sorli
Didac Sorli durante la entrevista



En estos tiempos que corren y con la actual coyuntura económica restregándonos la palabra crisis por la cara un día si y otro también es todo un ventarrón de esperanza encontrar gente joven que, contra viento y marea, tienen la osadía de montar un negocio del que poder vivir. Y eso es lo que han hecho Didac Sorli y Alejandro Berraneche, son dos emprendedores que han decidido dedicar sus esfuerzos y su dinero al mundo de la restauración abriendo un local dedicado a la hostelería en la calle Aribau de Barcelona muy cercano a la Diagonal. Para que nos cuenten el cómo y el por qué de su apuesta por este tipo de negocio nos acercamos hasta “Je t’attends” un nuevo lugar en el que los barceloneses y los visitantes de la ciudad pueden descansar mientras toman una copa, un café o un tentempié a lo largo de todo el día. Allí nos atiende Didac Sorli, uno de los socios.

El local es amplio ¿Por qué no montasteis un restaurante?

Porque tanto mi socio como yo sabemos que no tenemos todavía los conocimientos necesarios para llevar adelante un proyecto así. Ninguno de los dos hemos trabajado en la restauración, yo vengo del mundo de la cosmética.

Sin embargo sois dos personas emprendedoras que os la habéis jugado

Eso es cierto, mi socio y amigo, nos conocemos desde muy pequeños, cuando estudiábamos el bachillerato y al acabar los estudios cada uno se fue a trabajar a distintas empresas, ahora hemos vuelto a encontrarnos para montar este negocio que hemos creado con mucho esfuerzo. Yo tengo 28 años y él 30, yo no tengo familia formada todavía y él tiene novia.

Parece que entre vosotros os habláis en castellano, ¿por qué?

Nos conocimos hablando castellano, Alejandro Barreneche tiene familia vasca en Francia, yo la tengo en Suiza, digamos que por nuestra procedencia surgió entre nosotros la comunicación en castellano. ¿Esa es la razón por la que habéis bautizado a vuestro local “Je t’attends”?

La verdad es que a Alejandro y a mi nos gustaban los nombres de El Corte Inglés y de Zara (sonríe ampliamente), nos gustaba tener en nuestro local un nombre sonoro, un nombre con personalidad y surgió éste que creemos se adapta mucho a como atendemos al público y a nuestra carta.


“Je t’attends”, entrevista, Didac Sorli
Entrada a “Je t’attends”


No tenéis cocina, se puede desayunar, exquisitos los croissants por cierto, al mediodía se puede tomar un aperitivo, pollo, ensaladas y bocadillos, por la tarde se puede venir a tomar el té o cualquier otro refresco, siempre con algunas delicatesen y por la noche tenéis cerrado.

Queríamos crear un ambiente muy distendido, donde la gente venga a hablar, pueda tomar un refresco, un café y comer algo al mediodía, siempre pensamos que debíamos dar mucha calidad y cuando abrimos las puertas ya teníamos claro quienes iban a ser nuestros proveedores.

“Je t’attends” está en una calle muy céntrica de Barcelona, en Aribau, al lado de la Diagonal, no es fácil encontrar locales en esta zona

Queríamos tener nuestro negocio en una zona muy céntrica de Barcelona, buscamos también por la calle Mandri, deseábamos un local de 70 u 80 metros cuadrados, al final dimos con éste que es mucho más grande que lo que buscábamos, nos gustó mucho y nos reunimos con un equipo de arquitectos e interioristas porque nosotros teníamos las ideas muy claras de lo que nos gustaba para nuestro pequeño negocio pero no teníamos la capacidad para saber en los metros cuadrados que tiene si nuestro proyecto era viable o no, de todas maneras era preciso tener a profesionales para llevar a cabo las obras de adecentamiento.

Vuestro local es muy acogedor


“Je t’attends”
La barra de “Je t’attends”


Cuando se acabaron las obras nos quedó la otra obra que fue poner los muebles adecuados, queríamos algo muy cálido, que el cliente se encontrara como en casa. Miramos varias opciones de muebles y nos llevamos las manos a la cabeza pues eran todos muy caros, la decoración de la hostelería es muy cara, lo que sí quedaba claro que con las paredes del local con ladrillos cara vista teníamos que añadir un plus para convertirlo en algo muy especial. Buscamos diversas opciones y al fin dimos con sillas, mesas, butacas y sillones que nos gustaban y podíamos pagar, en Ikea encontramos lo que queríamos, sólo la barra es obra, todos los demás muebles son de la casa sueca y no hay ninguno a medida, los encontramos en la tienda, hicimos el encargo y ya pudimos abrir nuestra casa.

Las rejas de las entrada y toda la obra vista, ¿desde el principio decidisteis que fuera así?

La reja de la entrada la buscamos y se hizo expresamente y todo lo demás decidimos que fuera tal y como está pues nos gusta y además, si hay que hacer reparaciones, es mucho más fácil llevarlas a cabo. Buscamos dos cosas, una que en este ambiente la gente se encontrara como en casa, hogareño, muy tranquilo aunque estén el centro neurálgico de la ciudad y otra que fuese muy diáfano y un lugar donde se pudiera trabajar con tranquilidad.

Pero no hay cocina

Todo se andará, tenemos espacio para montar un restaurante amplio pero tenemos que estar preparados para ello, ahora nos hemos arriesgado con lo que hay y sabemos que tenemos que trabajar mucho, diez horas como mínimo, cada uno de nosotros, y aunque nos vaya bien somos conocedores de que nunca vamos a sacarnos seis mil euros al mes para vivir, la época del pelotazo ha pasado a mejor vida y hoy en día los jóvenes emprendedores sabemos que deberemos trabajar mucho para ir tirando, nada más, pero al menos tenemos un negocio propio que hemos creado según pensábamos y estamos convencidos de lo que hacemos.


“Je t’attends”, didac sorli
El mejor diseño para el mejor local


Abrís a las ocho de la mañana ininterrumpidamente hasta las 20’30 horas, ¿estáis vosotros en el local o bien tenéis personal que trabaja con vosotros?

El fin de semana también está abierto, desde las 9 de la mañana hasta la una treinta y de 16’30 hasta las 20’30 horas. Cuando uno se arriesga, debe estar atento a todas horas, los negocios nadie los puede dejar así como así y más cuando se trata de algo tan pequeño, es preciso que estemos siempre, nos turnamos mi socio y yo y tenemos una tercera persona que está contratada, hace poco que abrimos y debemos cuidar al máximo todos los detalles, tanto Alejandro como yo sabemos que debemos estar dando el callo todos los día, es la forma de que todo vaya a mejor.

En estos momentos de crisis se habla mucho de los jóvenes emprendedores, se dice que tienen que tomar iniciativas, se valora ahora más que en otros momentos el que la gente de vuestra edad se arriesgue, ¿habéis tenido ayuda por parte de alguna entidad?

Para nada, ningún organismo oficial nos ha dado ninguna ayuda, somos nosotros dos y mi hermano que se ha ocupado de llevar la comunicación, y no me preocupa, jamás he tenido una nómina fija y siempre he trabajado como autónomo, la máxima preocupación que tuvimos al abrir Je t’attends es poder dar calidad, trabajar en lo que nos gusta y siempre ir para adelante, es nuestra máxima, de momento no podemos quejarnos, esa es la verdad.

Es difícil pagar las facturas hoy en día

Siempre hemos tenido claro que queremos pagar a todo el mundo y las cuentas, desde el primer momento, las hicimos sin engañarnos, nosotros no nos podemos quedar quietos, tenemos que trabajar duro, porque si nos quedamos quietos esto no funciona, la verdad es que hemos puesto el listón muy alto. Creedme, hemos hecho un negocio planeado a conciencia para poder pagar siempre a los proveedores, esa es la base de una empresa, los números bien claros y el concepto también, dar calidad y estar siempre muy pendientes de nuestros clientes.

¿Ya tenéis proyectado el futuro restaurante?

Trabajamos día a día con empeño, todo se andará, nuestro espacio da a dos calles, la parte de atrás ahora está cerrada y ocupamos la mitad del espacio que tenemos, no hay prisa, es importante para nosotros ir poco a poco, es nuestra base, pero no os niego que un día el negocio se amplíe. Didac nos ha dejado muy claro que tanto él como Alejandro no han improvisado en ningún momento la creación de su negocio. Cuando terminamos de hablar ya ha pasado la hora de comer y las mesas comienzan a llenarse de gente muy diversa que acude al local para pasar una rato distendido mientras toma una taza de té, café o algún refresco. Ha sido toda una feliz experiencia conocer la aventura empresarial de dos treintañeros con ganas de llevar adelante su propio negocio.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

"Soy una persona que necesita poco para ser feliz"

Entrevista a Miguel Ángel Revilla

Conociendo a … Sergio Fernández

Autor de "Libertad Financiera"

Conociendo a … Mónica Galán

"Me seduce el placer de una vida sencilla."

RankTop, la clave del éxito

Las técnicas SEO más sofisticadas para que las pymes puedan jugar en la liga de las grandes marcas

Ramón Enrich, pintor, escultor y amante de la arquitectura

“En una década el REC habrá recibido un importante impulso”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris