Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Francia   -   Sección:  

El 'no' en el referéndum sobre la Constitución europea provocaría la ruptura del Gobierno de Chirac

Redacción
lunes, 30 de mayo de 2005, 00:01 h (CET)
Los medios de comunicación de los Estados miembros llevan ya semanas contando paso a paso la incapacidad del Ejecutivo francés para aprobar la Carta Magna este domingo. El Gobierno de Chirac que no ha logrado que sus ciudadanos estén a favor y la izquierda que ha fomentado la división entre sus electores, junto a los votantes de la ultraderecha y los comunistas, indican la victoría del «no», lo que crearía una grave crisis política interna en Francia y abriría la discusión de la Constitución en el seno de la Unión Europea.

Raúl Sánchez Costa / Diario Siglo XXI
La interpretación de una victoria del «no» conllevaría a muchas preguntas a la hora de atribuir a los culpables y determinar sus consecuencias, en lo que sería la segunda crisis política francesa más importante en los últimos años, tras pasar el ultranacionalista Le Pen a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en 2001.

El fracaso del referéndum podría producirse por las reivindicaciones de la derecha a través de representantes como Le Pen y Megret ; o de la izquierda que se encuentra dividida entre dar el apoyo a la Carta Magna o no.

No obstante, los líderes de la centro derecha encabezada por el presidente Jacques Chirac y de la izquierda de Laurent Fabius se disputarán el futuro de Francia y de Europa en un referéndum marcado por la frustración de los ciudadanos por que sus políticos no defienden sus intereses ante los demás países de la Unión Europea y por no ocuparse de sus problemas diarios. Por tanto, la victoria o el fracaso se deberá en parte a los dos grandes partidos políticos de Francia, según los analistas franceses.

Asimismo, sorprendentes fueron las declaraciones de hace unos días del presidente del Partido Unión por un Movimiento Popular, Nicolas Sarkouzy, en las que declaraba que el referéndum « está perdido ». Esto significa que el pueblo ya no confía en sus políticos y que los políticos se muestran incapaces de recuperarla. Ante esta imposibilidad, sí que ha aparecido una nueva batalla: una guerra por el control del Ejecutivo y la posible sucesión de Chirac. La derecha francesa ha empezado a saltar a la palestra numerosos candidatos para sustituir al primer ministro, Jean Pierre Raffarin, después de haber manifestado que presentaría su cargo a disposición del presidente de Francia en el caso de que los franceses se opongan a la Carta Magna, realizada por el anterior presidente francés Valery Giscard.

Chirac se podría inclinar por Sarkozy con el fin de « quemarlo » en los dos próximos años que aún restan de legislatura frente a un país fracturado y con una grave crisis económica. El otro posible sucesor sería el ministro del interior Dominique de Villepin, según el diario Le Figaro. Villepin se presentaría a las presidenciales de 2007.

La dialéctica ya empezó hace unos días cuando Sarkozy arremetió públicamente contra De Villepin, al que definió como « uno de esos que no han sido ni siquiera capaces de vencer una elección en su vida y se permite hablar en nombre de Francia ». La crisis interna de la derecha francesa podriá provocar su hundimiento y la subida al poder de la izquierda. El portavoz socialista Jack Lang expresó que « la derecha está desiquilibrada y ahora es el momento de que la izquierda se aproveche de eso »,

En lo que se refiere a la izquierda, el antiguo primer ministro Lionel Jospin ya ha manifestado su oposición al resto de los miembros de su partido conforme a la Carta Magna y hace unos días expresó en la cadena de televisión de TF1 que Francia « debería apoyar la constitución europea para seguir avanzando como hasta ahora ». Su contricante, el secretario general, Laurent Fabius no se muestra a favor del referéndum porque no beneficia a los franceses sino a los intereses de los demás Estados miembros.

Los cerca de cuarenta millones de franceses no solamente votarán su apoyo a la Carta Magna, sino a la continuidad de la derecha en el Ejecutivo o su desconfianza por el Gobierno, lo que tanto la Unión Europea como Francia entrarían en un periodo de aturdimiento y de discusiones por cómo se deberían retomar los cauces hacia una Europa unida, como Victor Hugo o sus fundadores, Robert Schumman y Jean Monnet, pretendían que fuese.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris