Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El Consueta  

La inmunda pestilencia de la pedofilia en Internet

Félix Población
Redacción
domingo, 29 de mayo de 2005, 05:11 h (CET)
Alarma que unos padres fichen a un canguro por tres euros/hora y no se impongan ninguna reserva a la hora de confiarles a sus hijos. Denota por lo menos dos cosas: un atosigamiento económico que les hace escatimar al máximo la tarifa por el cuidado de sus niños y -lo que es más grave- una negligencia absoluta para asegurarse a conciencia de la identidad de la persona contratada.

Acabamos de asistir horrorizados, una vez más, a la detención de una banda de indeseables pederastas que a través de Internet exhibían por nuestro país el repulsivo mercadeo de sus aberraciones. La reiteración en la captura de este tipo de gentuza, que no conoce fronteras ni límites en su bestial acometida contra la infancia, denuncia la existencia creciente de una clientela sin conciencia ni escrúpulos, capaz de atentar con su pasiva o activa demanda contra el valor más fundamental de la dignidad humana.

Si la dignidad que nos debemos no es respetada en la persona de los niños, a quienes hemos de dispensar los máximos desvelos y custodia, la sociedad por la que transitamos mal puede procurarse estímulos de ejemplar convivencia, de la que tan necesitada anda. Extirpar de raíz esas redes de la aberración ha de ser una meta prioritaria en la investigación policial, tan diligentemente cumplida en esta ocasión a partir de un simple billete de tren hallado en la mano de una de las víctimas.

Pero, como en el caso de los maestros cuando no pueden con los niños consentidos o golfos, el celo policial ha de contar también con la atinada educación y resguardo de los padres ante el riesgo de indefensión que corren sus niños frente a semejantes energúmenos. A nuestros hijos debemos dedicarles atención y tiempo. Sin eso, tan costoso en esta vertiginosa vida nuestra, vale más no arriesgarse a que caigan en cualquiera de los agujeros negros abiertos en nuestro entorno.

____________________

Visita el Blog de Félix Población en Diariodelaire.blogspot.com

Noticias relacionadas

No

Un poema de Aurora Peregrina Varela

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris