Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al borde del precipicio   -   Sección:  

Es la guerra

Antonio Valencia
Antonio Valencia
domingo, 29 de mayo de 2005, 00:37 h (CET)
Con el virtual final de temporada y sus respectivos puestos ya definidos, tanto los principales empleados del Real Madrid como del Barcelona se están dedicando al noble deporte de tirarse los trastos a la cabeza públicamente. La cosa podía tener cierta lógica en el caso merengue debido a su sequía de títulos, pero no lo es tanto en el Barça, si bien algo se podía intuir.

En el caso madridista, la tensión que se intuía entre Wanderley Luxemburgo y Figo debido a la suplencia de éste ha estallado con las declaraciones del brasileño, que ha sacado a la luz lo que muchos dábamos por hecho: que al portugués no le había hecho ninguna gracia el sistema de juego propugnado por su entrenador, el cual implicaba que Beckham ocuparía el puesto de interior derecha.

De poco se puede quejar Figo, pues Luxemburgo le dio varias oportunidades como mediapunta, donde su rendimiento ha sido nulo, mientras que la vuelta de Beckham a su sitio natural ha permitido volver a ver al inglés a un nivel más que aceptable, y desde luego con mayor rendimiento que el mostrado hasta ahora como medio centro.

Por su parte, la anunciada marcha de Sandro Rossell a final de temporada ha dado el banderazo de salida a las declaraciones subidas de tono. Los hasta ahora discretos entrenadores del Barça, Frank Rijkaard y Henk Ten Cate, han denunciado por separado que Rossell pretendió cesarles la pasada temporada para traer en su lugar al ex-seleccionador brasileño y portugués Luiz Felipe Scolari.

La verdad es que Sandro ha hecho un gran trabajo en los fichajes de jugadores, pero cabe sospechar cierto "amiguismo" debido a las excelentes relaciones que mantiene el hasta ahora mano derecha de Laporta con todos los estamentos del fútbol brasileño, lo cual ha redundado en fichajes de reconocido prestigio para la entidad culé, tales como Ronaldinho.

Así pues, ni siquiera los éxitos garantizan la paz interna en los grandes clubes. O, al menos, que dicha paz no se rompa en público. Aunque, desde un punto de vista un tanto cínico, los locos del fútbol ya tenemos un par de temas más de conversación estos días. Eso que ganamos.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris