Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

El País Valenciano tiembla

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
jueves, 26 de mayo de 2005, 22:39 h (CET)
No, este titular no se refiere a ningún movimiento sísmico que se haya producido en tierras valencianas. El martes por la tarde pensaba dedicar la columna de hoy a hablarles de los pantalones de Mariano Rajoy, esos que seguramente no se baja porque lleva unos tirantes con la bandera española como su jefe de filas el Sr. Fraga Iribarne ministro de “desinformación” durante tantos años en la dictadura franquista. Pero de repente los teletipos lanzaron las campanas al vuelo y en todas las redacciones se pusieron manos a la obra. En la Comunidad Valenciana se había producido la tan esperada fumata blanca estatutaria y el primero de los Estatutos reformados iba a ser el que rige la vida de las gentes que habitamos el antiguo Reino de Valencia. Como cualquier lector que conozca nuestro actual Estatuto podrá apreciar, en tan pocas líneas como llevo escritas he sido fiel a las tres denominaciones por las que desde el año 1982 se conoce a estas tierras a las que el maestro Padilla llamó “de las flores y el amor”. En las negociaciones de aquel Estatuto la izquierda se dejó todos los pelos en la gatera y fue la derecha quien se llevó el gato al agua en todo lo referente a nuestros signos de identidad. Por eso ahora cualquier anuncio de pacto entre populares y socialistas hace que muchos nos pongamos a temblar.

El Sr. Camps, nuestro actual Presidente, estaba nervioso los últimos meses. Su mentor el Sr. Zaplana, cartagenero moreno, no de verde luna pero si de rayos uva, viene moviéndole la silla desde hace tiempo. Francisco Camps necesitaba un as en la manga para mostrarlo a sus jefes de la calle de Génova y este as no era otro que convencer al PSOE de la necesidad de que el Estatuto valenciano fuera el primero en aprobarse. Tampoco en Ferraz, al parecer, les parecía mal que los valencianos fueramos los primeros en aprobar la reforma de nuestra primer norma. Ya se sabe que, desde tiempos del Conde Duque de Olivares, siempre hemos sido más “flojos y muelles”. Somos una autonomía con poca conciencia de serlo y eso hace que nuestras reivindicaciones nunca se puedan parecer, ni por asomo, a un “plan ibarretxe” ni tan siquiera a ese “Miravet II” que están pactando nuestros vecinos los catalanes.

Hoy, cuando escribo esta líneas, toda la prensa alaba el buen sentido de los políticos valencianos al dejar aparcadas sus diferencias para poder llegar a un consenso. Hay que decir que este consenso no es tal, es simplemente un acuerdo mayoritario ya que otra organización política con representación parlamentaria como es Esquerra Unida se ha quedado fuera y los extraparlamentarios del Bloc Nacionalista Valencia seguirán siendo eso, extraparlamentarios, quizás acompañados por Esquerra Unida si no aúnan fuerzas en las próximas elecciones ya que en esta tan cacareada reforma se ha dejado fuera el poner el listón mínimo para acceder al parlamento en un 3% de los votos totales obtenidos como está establecido en la mayoría de las CC.AA.

Hago un sondeo, a pie de barra, en el bar donde almuerzo y allí a nadie le interesa esa cuestión semántica de ser “nacionalidad histórica” que al parecer a partir del 1 de Julio seremos, ni que los diputados pasen de 89 a un mínimo de 99- más sueldos a pagar y más colegas a colocar- ni que el Presidente pueda disolver las Cortes y convocar elecciones sin esperar ordenes de Madrid- ya ha dicho que en esta legislatura no lo hará- ni tan siquiera esa especie de Agencia Tributaria autonómica que tendremos. Mucha gente no sabe, tan siquiera, que es eso de la Autonomía. Sólo ven que hay más autoridades que pagamos con nuestros impuestos y de las que muchas veces tenemos la impresión que tan sólo nos sirven para presidir procesiones.

El PP ha utilizado las instituciones a su antojo y para su provecho. Ahora explotarán esta comunión, estamos en época de primeras comuniones, entre ellos y los socialistas para volver a contarnos que vivimos en el mejor de los mundos. Y lo peor no es eso es que van a utilizarnos como moneda de cambio y como ejemplo y frontera para las reformas estatutarias que vendrán. Los valencianos vamos a ser el ejemplo y la vara de medir. Así que los vascos y los catalanes ya pueden comenzar a temblar con nosotros, pero allá sus gentes si que son conscientes de formar parte de una nacionalidad histórica y va a ser más difícil que desde Génova o Ferraz les vendan gato por liebre.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris