Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Los leones y los días   -   Sección:   Opinión

Schröder adelanta las elecciones

Sergio González García

jueves, 26 de mayo de 2005, 22:39 h (CET)
Las elecciones del pasado domingo celebradas en el land más poblado de toda alemania, Renania del Norte-Westfalia, que constituye al mismo tiempo el 20% del Producto Interior Bruto (PIB) de todo el país germánico, dieron como resultado la esperada caída que todos los estudios sociológicos y demoscópicos realizados con anterioridad a la celebración de éstas. Esta región, caracterizada por ser el principal motor económico del país, antaño vigente por su alta capacidad de crecimiento financiero sobre todo por la relevancia del sector del carbón, minero y metalúrgico, paso a ser uno de los grandes perjudicados por la absorción de la antigua República Democrática Alemana (RDA), por parte de la República Federal Alemana (RFA), viéndose en una situación desfavorable cuando ya, a principios de los noventa, con el gobierno de Hetmut Kohl en la cancillería tuvo que destinar una gran cantidad de fondos estructurales alemanes a la zona oriental del estado. Tradicionalmente, este lander teutón había estado gobernado por el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) desde 1954, pero el descontento social con las medidas liberales del gobierno de Gerhard Schröder, para conseguir atajar el elevado índice de parados, el estancamiento económico y el escaso índice de confianza empresarial alemán ha sido considerado como una traición a su tradicional política izquierdista y un agravio para las bases del partido que no perdonen que un líder de su partido rompa con lo que había sido la línea de actuación socialista de los gobiernos de Willy Brandt, ex Alcalde de Berlín y posteriormente Canciller, y otros carismáticos líderes del partido.

Ante esta coyuntura, en los últimos comicios anteriores a la celebración de las elecciones generales, los socialdemócratas presentaban a un candidato popular entre la mayor parte de los sectores sociales, pero, en cualquier caso, representante del partido virado hacia la derecha en los últimos tiempos (SPD), Peer Steinbruck, político que accedió a la presidencia regional hacía cinco años sustituyendo al entonces líder del lander y actual ministro de finanzas del Gobierno central, Wolfgang Clement, que es considerado uno de los grandes precursores de la derechización de las medidas financieras que traen consigo una multitud de protestas callejeras y sindicales para evitar que esta situación permanezca indemne durante el tiempo. Frente a este partido se oponía la conservadora Unión Cristiano Demócrata (CDU), que empleaba para la contienda a un antiguo Ministro de Educación del Gobierno de Helmut Kohl, Jurgen Ruttgers, mucho menos cercano a la sociedad que el líder socialdemócrata, pero perteneciente a un partido mucho mejor visto en la población que el partido progresista. Los resultados confirmaron la debacle electoral de la coalición roji-verde, última que se mantenía activa en los lánders alemanes, puesto que el 45% depositó su voto en la urna para apoyar a los cristiano-demócratas, mientras que el 37% accedió a dar su apoyo a los socialdemócratas, viéndose superado además el Partido del Ministros de Exteriores, Joschka Fischer (Los Verdes), por el partido liberal alemán de Guido Westerwelle (FDP), tradicional aliado de los conservadores en el poder.

Una vez conocidos los resultados de los comicios, el Canciller Gerhard Schröder, se apresuró a adelantar un año las elecciones previstas para otoño del 2006, y a someterse a una moción de confianza que en su momento no fue capaz de superar el histórico líder socialdemócrata, Willy Brandt. El líder de su partido, Franz Muntefering, aceptó y respaldó este hecho que puede suponer la salida del poder de la coalición progresista y el acceso al poder de conservadores y liberales, partidos marcados por un halo de corrupción, pero que han sabido renovar sus fuerzas, pudiendo haber ganado las elecciones generales de 2002, si no hubiera sido por las abundantes lluvias que se dieron, y al esfuerzo realizado por el socialdemócrata frente al entonces candidato bávaro, Edmund Stoiber, mientras que hoy en día parece más que inevitable el acceso al poder de la primera mujer en la historia de Alemania con verdaderas posibilidades de éxito, la Presidenta de la CDU-CSU, Ángela Merkel.

El lunes se produjo la décima votación en el Parlamento vasco de cara a conseguir la elección del jefe de la mesa de la Cámara vasca. Todos los empates en las votaciones anteriores entre el candidato del Partido Nacionalista Vasco y ex Consejero de Interior en el gobierno de José Antonio Ardanza, Juan María Atutxa, y el Alcalde de Rentería y Secretario General del Partido Socialista de Euskadi, Miguel Buen, por la fragmentación del voto, el tripartito y Aralar por un lado y por el otro la coalición constitucionalista, quedando en medio el Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV), que no definió su posicionamiento por las discrepancias mantenidas por su antecesora en el Parlamento, Batasuna con el candidato nacionalista a la reelección.

Ante las amenazas llevadas a cabo por los socios del PNV con retirar su apoyo a Atutxa si no cambiaban el candidato y nombraban a uno que profesara una mayor aprobación entre los partidos políticos, esta formación política se vio obligada a retirar su propuesto al cargo de presidente, y tuvo que presentar a otro miembro de la coalición nacionalista, Izaskun Bilbao, con la que nadie contaba y representante del sector oficialista dentro de la formación dirigida por Josu Jon Imaz. Esta vasca de vizcaína de Bermeo licenciada en Derecho es parlamentaria desde 1998, aunque también fue concejal en su pueblo natal desde 1988, ocupando altos cargos en los departamentos de Cultura e Interior durante los gobiernos previos a la llegada a la Lehendakaritza de Juan José Ibarretxe. El candidato socialista siguió siendo el guipuzcoano Miguel Buen, aunque pasó a ocupar la vicepresidencia primera de la Mesa del Parlamento, y el dirigente de Eusko Alkartasuna, Rafael Larreina, fue nombrado vicepresidente de la Cámara Vasca.

Los representantes propuestos tomarían posesión un día más tarde con la aprobación de la mayor parte de los partidos políticos, que vieron en la salida de Juan María Atutxa, procesado por el Tribunal Supremo y persona de escasa confianza entre los partidos de la oposición, la posibilidad de alcanzar un mayor entendimiento político sin necesidad de poner en práctica un grado de agresividad alto para alcanzar acuerdos políticos.

El miércoles se firmó el primero de los acuerdos que deben alcanzar los dos grandes partidos de la esfera política para conseguir la tan ansiada reforma de los estatutos políticos de las regiones españolas. Se llevó a cabo en una comunidad autónoma donde la alternancia en su gobierno, Comunidad Valenciana, se ha mantenido similar a la existente en el gobierno central, con largos años de Presidencia de Joan Lerma, ex Secretario General del Partido Socialista del País Valenciano (PSPV) y es Portavoz socialista en el Senado, siendo relevado en su cargo de líder de la Comunidad por el ex Alcalde de Benidorm y ex Ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, que mantuvo un control férreo y una especulación urbanística cercana a la clase empresarial de la costa levantina. En 2002 fue relevado en su cargo para ocupar el Ministerio de Asuntos Sociales y la Portavocía del Gobierno, siendo sustituido por el ex Delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, que revalidaría en las urnas el respaldo considerable que tuvo su antecesor en el cargo.

En la reforma del estatuto, que tuvo su creación en 1982, ha sido actualizado con la incorporación de nuevas competencias, sobre todo en lo referente a la gestión de los aeropuertos, y la aparición de organismos propiamente autonómicos como un Consejo de Justicia o la Agencia Tributaria autonómica, que estará consorciada con la Agencia Tributaria estatal. Este acuerdo, que ha contado con el beneplácito de los líderes de los partidos a nivel estatal, ha sido respaldado por la comisión de expertos que han abordado este aspecto, como por los principales representantes de los dos partidos esenciales, puesto que Esquerra Unida abandonó la ponencia hace varios meses, tanto Joan Ignasi Pla, Secretario General del PSPV, como Francisco Camps, Presidente del PP en la Comunidad Valenciana.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris