Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La musa   -   Sección:   Opinión

El lenguaje de las bombas

Virginia Fernández Ruiz
Redacción
jueves, 26 de mayo de 2005, 22:39 h (CET)
Después del tumultuoso enfrentamiento político entre el gobierno y la oposición durante estos últimos días todos esperábamos con expectación una respuesta por parte de la banda terrorista ETA en un sentido u en otro. Y efectivamente ETA ha vuelto a emplear el lenguaje de las bombas para dejar constancia de su clara negativa a abandonar la violencia y emprender la vía del diálogo.

La violencia parece ser la única vía para estos mercenarios que se niegan abandonar el único lenguaje que conocen para transmitir el siguiente mensaje a la sociedad: no estamos tan debilitados como dicen y si no hemos matado hasta ahora ha sido porque no hemos querido. Ciertamente matar es fácil, lo pudimos comprobar el 11-M.

ETA ya no reivindica la autodeterminación, sino que se escuda tras ella para garantizar una razón de ser. Es una mafia que recluta a cachorros abertzales aprovechando el odio y el rencor de unos jóvenes o niños que se han criado en un entorno de tensiones y de violencia callejera. El impuesto revolucionario se ha convertido en una forma de subsistencia que se niegan a abandonar.

ETA sabe que el diálogo supondría también enfrentarse a penas de cárcel por los crímenes cometidos, y dejar de reivindicar su papel de víctimas oprimidas que actúan en defensa de “sus derechos” para adoptar el rol de verdugos. La desaparición de ETA sería más que deseable pero resulta difícil de creer si tenemos en cuenta la transformación progresiva de una banda terrorista que lleva unos treinta años actuando en nuestro país y que cada vez tiende más a lo mafioso.

Creo que puede existir una escisión dentro de ETA entre los que quieren abandonar la violencia y los que optan por ésta para seguir causando el terror, la hostilidad y la radicalidad entre los que lo padecen para seguir justificando sus actuaciones. Hoy por hoy ni las intenciones de Zapatero ni la voluntad de la sociedad por dialogar servirán para acabar con el cáncer del terrorismo. ETA lo ha dejado bien claro.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris