Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Conversando con mis torturadores

José Francisco Sánchez (Valencia)
Redacción
lunes, 23 de mayo de 2005, 22:17 h (CET)
Vivir para ver. Dos años después de denunciar judicial y públicamente al energúmeno que mutiló a sangre fría y a conciencia a mi pobre hijo de seis años en sus genitales para obligarle a ingresar en la religión mahometana, he tenido que contemplar cómo eludía milagrosamente toda responsabilidad sin ni siquiera ser citado a declarar por el juzgado y, luego, cómo, envalentonado por su impunidad, me exigía en la misma Ciudad de la Injusticia una cifra astronómica en metálico en concepto de compensación por el apuro y… (hay que pasmarse) ¡por el derecho a la intimidad del menor!; la guinda, de momento, que desde el banquillo he debido responder una sádica pregunta del letrado querellante en que intentaba afearme que no hubiese al menos intentado "dialogar" con el ogro para conocer las razones que pudieran justificar su desnaturalizado proceder...

Pero eso no es nada. Debería tomarme en serio lo de hacerme definitivamente el tonto y consolarme de una vez por todas con el mal de muchos… Leo en prensa que el Congreso, por mayoría, se pronuncia a favor de una reunión oficial con la mayor banda de asesinos del país, para beber agua mineral y llegar a un acuerdo. Ya me falta poco por ver. Lo único que me inquieta ahora es que el día menos pensado se me puedan poblar ocasionalmente los sueños de demonios, sicarios y verdugos parlantes, afilando navajas barberas o engrasando pistolas y, al tiempo, exigiéndome mientras tanto que les dé conversación, que hablando se entiende la gente… Llámenle sociedad y convivencia... pero esto es un zulo.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris