Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   Cultura   Wert   -   Sección:   Opinión

El ministro Wert, el ministerio de la Jesa y la maldición gabacha

Wert: "Los toros son un ingrediente de la marca España"
Mario López
miércoles, 29 de febrero de 2012, 07:58 h (CET)
El ministro, además, resalta la faceta cultural de la Fiesta Nacional. Eso es lo que yo más le veo: su faceta cultural. Claro está, entendiendo por faceta cada uno de los aspectos que en un asunto se pueden considerar y por cultural lo relativo a una cultura, siendo tal cosa la forma en la que un pueblo se adapta o defiende del medio (o del miedo) que le rodea. Y no hay duda de que el medio vital español es la dehesa. Ya lo dijo el gran poeta castúo Luis Chamizo: “el que no diga jigo, jacha y jigüera no es hijo de esta tierra”. Bueno, pues dehesa somos. De esa parte del planeta cuyas gentes languidecen toreando al destino, le ponen los cuernos al más pintado y,cuando por fin deciden hacer algo, cogen al toro por los cuernos; que no hay mal que cien años dure ni cuerno -perdón- cuerpo que lo aguante. Cuernos y siempre cuernos. Los cuernos de don Friolera, don Ramón. Pura tauromaquia. Faceta cultural indeleble de nuestro saber estar en la jesa (dehesa en castúo).

Y todo iría sobre ruedas si no fuera por esa pandilla de ágrafos resentidos que jamás han pisado el verde, que nunca han destripado un terrón y que no le han visto el culo a un pollo. Coño, que les ha dado por vivir en el asfalto y preferir los libros a darle patadas a un balón o pullas a un becerro. Qué encono el de estos afrancesados, jacobinos o, sencillamente, lilas. Si es que no puede ser. Si lo de los Arapiles tenía que haber acabado con el exterminio del gabacho. Así nos va, que nunca rematamos la faena y luego, a la vuelta de un siglo (o dos, si son chicos) ya vuelven ellos a sacar esa su afeminada arrogancia liberal de guillotina para tocarnos el honor nacional con esos sus ridículos guiñoles de pacotilla, pretendiendo hacer chufla de la viril gallardía y superior talento de nuestros deportistas. Si es que es para cogerlos de los colgajos que malamente les cuelgan de sus patéticas entrepiernas y colgarlos del mismísimo puente de Aquitania; que, total, ya ves tú, como si para tomar un buen espumoso tuviéramos que irnos a Saint Emilion. Qué coraje, Virgen Santa ¡Que se vayan por la Rue de la Liberté a freír caracoles, coño!

Si no fuera por la estupenda plaza de toros de Nimes, yo no comería ostras de Arcachón. Faceta cultural taurina es lo que nos falta en este mundo global y anarquizante. Pues eso, salud y República.
Comentarios
Prior 01/mar/12    11:53 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris