Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Música

Etiquetas:   Entrevista / Heredeiros da Crus   -   Sección:   Música

Tonhito de Poi: "Pasamos de parar los conciertos para ir al baño a tocar frente a 20.000 personas"

Abordamos al capitán de Heredeiros a poco días del esperadísimo "20 Aniversario"
Roberto Carrera Hernández
@r0bert0carrera
martes, 28 de febrero de 2012, 20:03 h (CET)

Ni el nombre. Ni la fotografía. Ni el grupo. Es posible que si tu vida se ha representado más allá del Bierzo nada te suene familiar. En un mundo acostumbrado a destrozar la tradición popular con martillazos globalizados, es siempre una alegría poder sacar a flote una historia tan caótica como auténtica.

Te animamos a conocer a los Rolling Stones gallegos. Casi nada. Un grupo capaz de dejar a Bruce Springsteen por debajo en la lista de ventas nacional de Ticketmaster. Y sin despeinarse. Ahora regresan tras un parón eterno de ocho años para saciar la sed de su legión de seguidores. Por boca de su voz más mediática, atrévete a descubrir porqué la música está de aniversario este sábado.

No es tarea fácil describir a Tonhito (léase "Toñito"). Ni tan poco a Heredeiros. ¿Cómo presentaría la banda a todo aquel que nunca ha oído hablar de ella?

 


©Marcos Martínez

Tonhito de Poi es un patrón de pesca que toca la guitarra de una forma contundente. Para Galicia, los Heredeiros da Crus son como el cabo Fisterra (Finisterre), no hay nada más allá (risas). Es cierto que tuvimos mucha repercusión, la gente comenzó a escuchar nuestra música, la podías oír a todo volumen por la calle, hasta se tatuaban el nombre del grupo en el cuerpo.

Son ya veinte años desde los primeros acordes en Castiñeiras. ¿Cómo recuerda el prólogo de esta historia?

El tiempo ha pasado más rápido de lo que yo pensaba. En la distancia nos veo como un grupo de locos, viajando en un R7 para tocar al otro lado de la ría, en Cambados, que para nosotros era como viajar al extranjero. Metíamos todo el equipo técnico y humano en el coche y cabíamos perfectamente. En realidad, no cambió mucho la cosa (más risas). El espíritu continúa siendo el mismo.

¿En qué momento sienten que el experimento había sido un éxito?

Lo estamos entendiendo ahora todavía. No éramos conscientes de eso. Está claro que había conciertos masivos, como uno de los últimos en Riazor, con cincuenta mil personas. Pero creo que el punto de inflexión fue cuando tocamos por primera vez en Castrelos (Vigo). No tuvimos transición. Pasamos de tocar en bares, parando los conciertos para ir al baño pasando por encima de la barra, a tocar frente a veinte mil personas. Cuando nos pusimos de pie, y levantamos la cabeza, flipamos.

El Xabarín (espacio infantil de la TVG) les convirtió en referencia de toda una generación...

Sí, la Televisión de Galicia usó algunas de nuestras canciones para hacer videoclips dentro de su programación, y ayudó a la hora de expandir nuestra música.

Llegaron a tocar en ciudades como Londres o Nueva York. ¿Hubo algún intento por ampliar las fronteras del grupo o Heredeiros es algo totalmente enxebre (autóctono)?



©heredeirosdacrus.com

Londres o Nueva York no cuentan, porque casi hay más gallegos que aquí. Pero en todas las salas donde tocamos en Madrid como Sol, Revólver, Moby Dick... siempre se quedaba gente fuera sin poder entrar. También nos movimos por Barcelona o festivales como el Espárrago Rock. No sé si el problema fue de la discográfica, de la distribución, la infraestructura o los medios, pero siempre hemos tenido público de fuera de Galicia. Lo que es seguro es que no fue por el idioma, porque la música llegó a todos los rincones.

Fueron seis discos del tirón (incluido el primer directo de la historia grabado en gallego) hasta llegar al, hasta hoy, último trabajo publicado. ¿Qué sucedió con la salida de Chicarrón (2004)?

Creo que ahí se cumplió un ciclo, tuvimos que parar. El grupo necesitaba de nuevas experiencias, tanto a nivel personal como musical, necesitábamos crecer. Habíamos tenido una carrera muy intensa, doce años casi sin descanso. Yo me fui a Portugal a formar otra banda de estética totalmente diferente. Es como cuando sales de la casa de tus padres, quieres descubrir otro mundo.

¿Imaginaban en ese momento que pasarían ocho años hasta el regreso de Heredeiros?

Nunca hacemos planes. Nosotros rompimos para romper, y ya está. Nunca pensamos nada para más allá, vamos un poco a lo que hay. Notábamos que nos estábamos repitiendo, y no queríamos ser lo que nosotros llamamos una "orquesta del rock". Necesitábamos nuevas experiencias, y Heredeiros tenía una línea demasiado marcada.

¿Fue difícil volver a reunir a la tropa?

Siempre hay tensiones. El rock es una música muy pasional, que genera grandes amores y grandes heridas. Tuvimos que juntarnos y hablar de todo. En realidad, los ocho años fueron necesarios para preparar un solo concierto (risas).

Su regreso ha creado una enorme expectación. ¿Nos puede adelantar algo de lo que veremos en Ordes el próximo sábado?

Hubo mucha gente que no pudo vernos por cuestión de edad, y también hemos hecho esto por ellos. Pero los fans de Heredeiros de siempre se van a emocionar y, sin que haya nada especialmente nuevo, sí que se van a sorprender. La banda suena como nunca, nosotros mismos nos estamos sorprendiendo. Los acordes y el tiempo de las canciones son los de antes, pero ahora se toca con un peso y una solvencia diferentes. Los años se notan, y al no haber parado ninguno de tocar, la evolución es tremenda. Respecto al repertorio, será tan loco como siempre, arriesgando la vida en el escenario para intentar alcanzar el clímax con todo el público. Y habrá también alguna sorpresa, con canciones no tocadas hasta ahora en directo o temas censurados.

¿Paréntesis entrañable o punto y seguido? ¿Habrá vida más allá del 20 aniversario?

Sinceramente, no lo sabemos. Nos sorprendimos por la repercusión que todavía teníamos después de tanto tiempo, y eso es algo que nos alegra profundamente. Pero hay que analizar las cosas, primero vamos a hacer este concierto y después ya veremos. Yo tengo pendiente un reportaje muy especial en el Amazonas que me llevará mes y medio, y Javi (voz) va a sacar otro trabajo. Está claro que todos queremos disco nuevo, pero eso va a ser un tema muy delicado. Somos un grupo muy cercano al mar, y como él, no somos nada previsibles. Lo importante es que el barco ya está arreglado.


Heredeiros da Crus

  La fiesta será legendaria. ¡Feliz cumpleaños! (©Heredeiros da Crus)

 


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Crystal Fighters se suman al Festival de les Arts 2018 para encabezar el cartel

Se celebrará los días 8 y 9 de junio en Ciutat de les Arts i les Ciències

Lori Meyers se suma a la cuerta edición del Festival de les Arts

Se celebrará los días 8 y 9 de junio en Ciutat de les Arts i les Ciències de Valencia

El 'Proyecto Europa' amplía su propuesta con conciertos de música renacentista en seis ciudades europeas

Malú habla del duro momento de Antonio Orozco y omite la ruptura con Gonzalo Miró

Olé Olé, Karina o Un pingüino en mi ascensor, cabezas de cartel del festival Horteralia

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris