Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   #PrimaveraValenciana   -   Sección:   Opinión

¿Quién es Alberto?

“Es viva imagen de la corrupción moral del sistema y del sistema educativo español, a la cola de la OCDE”
Almudena Negro
@almudenanegro
lunes, 27 de febrero de 2012, 08:37 h (CET)
Tiene 20 años, estudia un módulo de Formación Profesional y pese a su juventud es ya un líder sindical. Alberto es viva imagen de la corrupción moral del sistema y del sistema educativo español, a la cola de la OCDE. Preside la Federación Valenciana de Estudiantes de Enseñanzas Medias (FAAVEM), de la cual salió también el socialista Jorge Alarte, que fue su Secretario General en 1991. Basta con escuchar a Alberto en alguna comparecencia ante los medios de comunicación para percatarse que mide la calidad de la enseñanza en función de su capacidad adoctrinadora. Porque Alberto es, ante todo y en pleno siglo XXI, marxista. Un tipo comprometido. El joven está estos días disfrutando de los cinco minutos de gloria revolucionaria alcanzados encabezando las algaradas valencianas y llamando al personal a la “lucha”, que es término que emplean también Toxo y Méndez, los del bogavante, cuando convocan manifestaciones. Solo que Alberto llama a la lucha a “sangre y fuego”. Los diputados del PSOE en las Cortes Valencianas se dejaron la semana pasada las manos aplaudiendo su presencia en la cámara. Este joven, por lo que se ve, les gusta.

Como les digo, Alberto es de izquierdas. Muy de izquierdas. De la ultraizquierda. Salvaje. Tan de izquierdas que convendría que alguien le explicara la lúcida frase de Oriana Fallaci acerca de que hay dos clases de fascistas: los fascistas y los antifascistas. Y es que en su perfil de Facebook (desaparecido desde que se hizo público gracias al blogger Elentir) Alberto muestra sus “democráticas” debilidades: Fidel Castro, Hugo Chávez y, cómo no, los voceros de ETA de Amaiur. “Los derechos no se mendigan, se conquistan con violencia”, afirma este hombre de paz, para quien los actos kaleborrokeros griegos son ejemplo a seguir en nuestro país. España en llamas, parece reclamar. Si todo esto les parece poco, Alberto considera que la madrileña Esperanza Aguirre “debería mirar debajo de su coche al salir de su casa”. Para Alberto la violencia, que también lo puede ser por el número, es una herramienta más de lucha política.

El joven trabaja (con perdón) para la Fundación Viento del Pueblo, de ideología marxista. Una de tantas que viven y pastan en el presupuesto público. Fundación con la cual la FAAVEM, qué casualidad, firmó un convenio de colaboración al mes de incorporarse a ella como empleado el joven sindicalista. Como ven, Alberto, pese a no ser muy ducho con la gramática y sintaxis castellanas, lleva un carrerón imparable en esto de lo público.

Lo mismo acaba convocando huelgas en el Villamagna, de diputado por algún partido muy de izquierdas o en Hollywood mientras cierra un diario de su propiedad.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris