Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   El testigo   -   Sección:  

La huelga

Antonio Martín
Redacción
domingo, 22 de mayo de 2005, 23:38 h (CET)
Como muchos de ustedes sabrán, la ABP (Asociación de Jugadores de Baloncesto Profesional) ha convocado una huelga a partir del tercer partido de los playoffs de la ACB. José Luis Llorente, presidente de la asociación, exige un acuerdo con la ACB en el que se contemple la reducción o eliminación del cupo de extracomunitarios, algo que sin duda colocaría a nuestros clubes en una clara situación de inferioridad de cara a su participación en las competiciones europeas y para nada garantizaría la mayor presencia de jugadores nacionales en las plantillas.

Si el objetivo resulta ya de por sí un disparate, no lo es menos el momento escogido por la asociación para hacer efectiva la huelga, creando un peligroso precedente y haciendo un flaco favor a la ACB, a la competición, a los jugadores concentrados luchando por el título, y por último y más importante, a los aficionados. Este lunes se celebra una nueva reunión entre ambas partes donde se intentará llegar a un más que complicado acuerdo.

Cualquier aficionado al baloncesto sería incapaz de concebir este deporte sin la presencia de jugadores foráneos que eleven el nivel de calidad de la competición. ¿Se imaginan una liga sin jugadores como Macijauskas, Bullock, Charlie Bell o Bodiroga? Bueno pues a ese extremo pretende llegar el señor Llorente, el mismo personaje con pasado madridista por cuyo equipo han pasado glorias deportivas como Drazen Petrovic, Arvydas Sabonis, Joe Arlauckas.

Si realmente quisiera hacer un favor a los jugadores nacionales, sería callándose la boca, dejar que la competición continuase su desarrollo, y al final, con todo resuelto, sentarse a negociar lo que quiera. Hay cosas que cambiar, por supuesto, pero no se puede ser tan radical. A cualquier aficionado se le pasa por la cabeza la idea de limitar la cantidad de jugadores comunitarios por ejemplo, que existen muchos en la competición que no aportan gran cosa, y sí que quitan puestos a los nacionales. Señor Llorente, déjenos disfrutar de la fiesta del baloncesto.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris