Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Libros contra porras

Jorge Skibinsky
Lectores
@DiarioSigloXXI
viernes, 24 de febrero de 2012, 15:17 h (CET)
Los estudiantes salieron a la calle indignados por la represión policial contra estudiantes menores de edad y sus padres que había ocurrido el día anterior. Una acción injustificable que podría entenderse como una manifestación de autoritarismo frente a la población general
 
No es la primera vez que ocurre. A pocos días del comienzo del 15M la policía actuó con fuerza en la Plaza del Sol en Madrid para desalojar a los indignados. Lo mismo se repitió en Barcelona aunque con mucha más violencia. Pero en Valencia, lo más llamativo son las palabras que se utilizaron para manipular la opinión pública. Se dijo que “no tenían permiso para manifestarse”, pero tampoco lo tienen los aficionados del Real Madrid o del Barcelona cuando invaden la Cibeles o en Canaletas
 
“Hay algunos infiltrados violentos entre los manifestantes”, afirmaron. Si eran apenas 400 personas era fácil identificar a los violentos. La realidad es que reprimieron indiscriminadamente a todo aquel que se puso al alcance de la porra. En un vídeo se escuchaba a una señora que, saliendo de un supermercado decía a un policía que no les pegaran, que eran unos niños. También recibió un mamporro cayendo al suelo desparramando su compra. Recuerdo aquí que los únicos infiltrados en el movimiento 15M fueron los propios policías de paisano, como evidenciaron los mismos manifestantes.
 
“Es que son el enemigo”, fantaseaba el jefe de policía valenciano golpeando con el puño la mesa. Unos chavales estudiantes menores de edad con sus padres reclamando por la calefacción en las aulas y en contra de los recortes en educación son el enemigo? Pero a quien se le ocurre. Más bien parecen utilizar la teoría del enemigo interno como modo de justificar sus excesos. Cuidado con esto que es la excusa perfecta para reprimir al propio pueblo con causa inventada, a un paso de coartar las libertades individuales y los derechos fundamentales en pos del bien del estado. Un deliberado error de concepto para controlar el pensamiento en desacuerdo con la ideología corrupta impuesta por el poder.
 
La delegada del Gobierno escondió su cuerpo de las flechas envenenadas que le caerían si aparecía declarando que la actuación policial fue acorde a la legalidad establecida para estos casos, lo mismo que dijo en su momento el Conseller de Seguridad catalán, en Barcelona, cuando reprimieron en la Plaza Cataluña.
 
Son demasiados ejemplos de represión policial indiscriminada, una práctica que augura el porvenir de su actuación en tiempos de crisis y protestas sociales, siempre mal vistas desde el gobierno y las clases dirigentes, que ven a los ciudadanos como potenciales enemigos de sus planes de acumulación de poder político y económico, y bien dispuestos a solicitar la colaboración de los cuerpos de seguridad para garantizar el orden establecido más que la justicia social y la protección al desfavorecido. Vamos mal, y peor iremos si no rectificamos ya.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris