Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Internacional

Etiquetas:   Internacional   Argentina   -   Sección:   Internacional

Los mal venidos

Argentina reclama varias islas en el Atlántico sur al Reino Unido, el cual sostiene que debe seguir controlándolas porque así se lo piden sus propios habitantes
Isaac Bigio
martes, 21 de febrero de 2012, 08:52 h (CET)
Las Malvinas tienen 3.000 pobladores, Georgia del Sur menos de 30 personas y Sándwiches del Sur están deshabitadas.

Mientras Cameron se refiere a Buenos Aires como una potencia colonial que quiere pisotear la autodeterminación de dicho ‘pueblo’, es útil comparar esa actitud con la que adoptó Londres ante su actual Territorio Británico del Océano Índico, del cual hace más de 4 décadas expulsaron forzosamente a toda su población nativa (que entonces era tanta como la de las Malvinas) a fin de alquilar hasta el 2016 el atolón de Diego García a los EEUU para fines bélicos.

Esta base militar norteamericana se encuentra en un lugar estratégico debajo de las Maldivas e India y en medio del océano con más presencia musulmana, el mismo que une al África, el sur de Asia, Indonesia y Australia. Ésta ha jugado un gran papel en el ajedrez estratégico ante Moscú y Beijing y luego en las distintas guerras de Afganistán e Irak, siendo uno de los lugares a los cuales son trasladados e interrogados prisioneros islámicos en condiciones más oscuras y menos supervisadas que las de Guantánamo. De allí pueden o han podido partir expediciones hacia varios escenarios de guerra como los de Vietnam y otros del sudeste asiático, Sri Lanka, Pakistán, Bengala, Himalaya, el Golfo Pérsico, Somalia, etc.

A fin de militarizar a Diego García (bautizada así por el navegante español que la visitó en el siglo XVI) los EEUU precisaron que Reino Unido hiciera una limpieza total de todos sus nativos (los chagasianos), quienes provienen de pescadores, recolectores de coco y esclavos africanos y malayos que llegaron allí mucho antes que los antepasados de los actuales pastores de ovejas y marineros blancos británicos de las Malvinas.

A pesar que la corte ha resuelto que fue ilegal la expulsión de los chagasianos y que ellos tienen derecho a retornar a sus tierras, los sucesivos gobiernos británicos les siguen vetando el poder volver. Mientras la corona envía a las Malvinas a un destructor y al Príncipe Harry dando a entender que está dispuesto a ir a una guerra que cueste nuevamente casi tantas vidas como la de los habitantes que tienen esas islas ubicadas al extremo opuesto del planeta, los chagasianos por ser negros, descendientes de esclavos y un estorbo para un millonario arreglo militar con EEUU, no pueden regresar a sus hogares, pues ellos son los verdaderos ‘mal venidos’.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

800.000 personas desplazadas en el sur de Etiopía, amenazadas ante la falta de asistencia sanitaria

Los brotes de enfermedades y las tasas de desnutrición se disparan entre los miles de niños etíopes desplazados

Jordania descarta abrir sus fronteras temporalmente a los refugiados sirios

Aseguran que se trata de una postura para salvaguardar la seguridad de su país

“La demolición de Khan Al Ahmar es contraria al derecho humanitario internacional”

Las operaciones del gobierno israelí suponen una violación del derecho internacional.

Londres, el destino internacional preferido por los españoles

Cuenta con infinidad de lugares emblemáticos y turísticos

Poner fin a la venta de armas a Israel y Arabia Saudí y acabar con el secretismo: retos inmediatos del Gobierno de Sánchez

Las ONG piden que se investigue si Nicaragua ha usado el material antidisturbios español vendido en 2016 en la represión de las protestas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris