Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Cuaresma, amor y corrección fraterna

En la actualidad las fiestas de carnaval resultan totalmente desligadas del tiempo de cuaresma
Francisco Rodríguez
sábado, 18 de febrero de 2012, 07:42 h (CET)

Antes de comenzar el tiempo durante el cual la Iglesia predica la conversión y la penitencia, como preparación para celebrar la muerte y resurrección de Cristo, se dedicaban unos días al jolgorio carnavalesco. Pero para muchos que se confiesan católicos, la cuaresma pasa más desapercibida que el carnaval.

Como todos los años, el Papa ha enviado su mensaje cuaresmal para el 2012, en el que nos comunica a los católicos sus propias reflexiones sobre un versículo de la Carta a los hebreos que dice: “Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras”.

Fijarnos los unos en  los otros es algo que hacemos constantemente pero pocas veces para estímulo de la caridad, quizás más bien para criticar o envidiar. El Papa nos dice que es necesario que vivamos la atención al otro, la reciprocidad y la santidad personal.

La atención al otro debe significar para el cristiano que no me es indiferente la suerte de los demás, pues estoy obligado a amar a mis prójimos, a preocuparme de su bien, de todo su bien. A menudo prevalece en nosotros la indiferencia o el desinterés que nace del egoísmo. Pero no podemos ignorar que tenemos una responsabilidad respecto a los otros y esta responsabilidad significa querer el bien del otro, de los otros, deseando que ellos también se abran a la lógica del bien.

Imaginemos como cambiaría nuestro mundo si esta solicitud fuera recíproca, si nacieran en nuestro corazón la fraternidad, la solidaridad, la justicia, la misericordia y la compasión. Buen momento es esta cuaresma para intentarlo seriamente.

Preocuparse por el hermano comprende también, dice el Papa, la solicitud por su bien espiritual. La corrección fraterna para ayudar y ser ayudados en el camino que nos lleva a nuestro fin último, parece haberse olvidado por completo. Estamos tan marcados por el relativismo y sus falsos valores, que nos atrevemos a señalar el camino equivocado que muchos llevan. Cuesta trabajo a los padres reprender a sus hijos, recordar a los demás sus deberes o advertirles del peligro de los placeres irresponsables. También reaccionamos mal si alguien nos corrige o nos señala los defectos.

Parecemos convencidos de que lo verdadero y lo falso, la bueno y lo malo, dependen de nosotros mismos, que la verdad es lo que cada cual decide según sus gustos o preferencias, o lo que piense la mayoría, pero si la verdad es lo que opine cada cual, no existe la verdad y si el bien solo lo estimo en la medida que me beneficia, el bien deja de existir. Pero la verdad y el bien existen con independencia de toda la propaganda relativista que nos corroe.

Para ayudarnos unos a otros a descubrir la verdad y el bien, la corrección fraterna es un buen instrumento, siempre que lo manejemos con amor. La Cuaresma nos llama a la conversión, a la oración, a la limosna, pero sobre todo a la caridad, que es buscar todo el bien de los demás que va más allá de esta vida, a la santidad.

Francisco Rodríguez Barragán

 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”

Carles Riera, sin foto en el cartel

Perfiles

¿Será Erdogan el nuevo Saladino de Jerusalén?

¿Peligra la vida de Erdogan?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris