Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Doña Cristina quiere llevar una vida normal y no la dejan

Marino Iglesias
Lectores
@DiarioSigloXXI
viernes, 17 de febrero de 2012, 15:02 h (CET)
¡Por favor! Pobrecilla. ¡Déjenla! Que una mano poderosa… No, en estos casos es más propio un pie. Que un pie poderoso haga que se cumpla el deseo de la Duquesa de Palma.

No tengo ni que buscar para encontrarle acomodo. A mi alrededor sobran ejemplos.

Esta familia vive a unos cien metros, en una calle perpendicular a la mía. Intercambiemos los personajes. ¡Menudo alegrón que le voy a dar a esta gente! Cuando de pronto se vean instalados en el palacete de Pedralbes, ¡tremendo! Bastante le va a importar a él que le acusen de megachorizo, si dizen que dizan, al final ¡no va a quedar conforme con lo que hazan!

Pero hagamos el intercambio ya. Estoy loco por ello. Ella, o sea, ya la duquesa, cada día excepto los domingos,  limpiando por horas en varias casas, en alguna de ellas le dan la comida. El duque lleva dos años desempleado, no cobra subsidio de paro; creo que tiene una depresión de elefante. Están a punto de que les embarguen el piso, al que sólo van a dormir, pues se pasan el día, el duque y los carajitos, en casa de la madre de ella, la reina, que tiene una pensión de seiscientos y pico euros. Allí comen y cenan, el desayuno lo hacen en su propia, del banco, casa. Los domingos van a visitar al rey, que está en una residencia concertada. Mantienen con él un diálogo, no da para más el pobre, de besugos, y, cuando se van,  dejan, para que se mueva un poco, que los acompañe con su tacataca hasta la puerta.

Y vuelta a empezar otra semana más de vida normal. La tía Pilar está como un cencerro, después de enviudar se tiró al monte. Arma unos líos del carajo. Entra en las cafeterías, arrasa con todos los pinchos sin tomar nada y cuando le llaman la atención y, el dueño o alguno de los empleados,  le piden que se vaya, ¡les ordena que se callen! Naturalmente que, berreando y pataleando, acaba en la calle. Quisieran ingresarla con el rey, pero, aparte de que no hay dinero para ello, la tía no se dejaría, tiene una vitalidad tremenda, si cogiera un tacataca sería para romperlo sobre la cabeza de quien intentara imponérsele.

No tengo inconveniente en reconocerlo: me troncharía la hilaridad si esta utopía se hiciera realidad.
Comentarios
Casas Viejas 19/feb/12    21:25 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris