Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna humo   ETA   Pais Vasco   -   Sección:   Opinión

El dolo vasco

Entre cien y doscientos mil ciudadanos vascos se han visto empujados al exilio como consecuencia de la presión terrorista
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
viernes, 17 de febrero de 2012, 08:01 h (CET)
El miedo a las bombas, a las metralletas (¿No nos acordamos de cuando el populacho gritaba “ETA, ETA, ETA, más metralletas”?) y a la extorsión ha llevado a numerosas familias a abandonar su casa y su pueblo para enraizarse en otros lugares.

Algún día la sociedad entenderá que esa presión es comparable a la de los nazis contra los judíos y se hará justicia histórica. ¡Cuánto tiempo hemos empleados en memorias históricas sin querer acordarnos del pasado más, mucho más, reciente! Que la democracia haya seguido adelante sin detenerse a pensar en estos desheredados de la vida, sin amparar a los desterrados del terrorismo habla mal de nosotros y de nuestros prohombres.

De momento los desterrados trabajan y crean riqueza y puestos de trabajo en otros lugares, allá los gobiernos vascos que los han olvidado. Pero también votan en sus lugares de residencia forzosa, sustrayendo sus votos del país vasco, desequilibrando a favor del nacionalismo, ese nacionalismo que los ha excluido, los resultados electorales.

Urge recomponer esa situación; de la misma manera que algunos emigrantes tienen derecho a votar en las elecciones locales españolas, aun manteniendo su propia nacionalidad, las leyes deben facilitar que con mucho más derecho y legitimidad los amenazados por las pistolas y las bombas etarras puedan votar en los que hubieran sido sus lugares de residencia de no mediar la exclusión, la extorsión, la amenaza y el miedo.

El gobierno empieza a dar los primeros pasos en ese sentido, buscando siempre la legalidad para defender la legitimidad de ese voto vasco, propiamente vasco, y no adulterar las elecciones y sus resultados. El nacionalismo vasco no terrorista se ha visto beneficiado por esa situación, con escaños, poder y dinero, y puede entenderse que la mezquindad de algunos pretendiera mantener el dolo vasco. Pero debe llegar cuantos la hora de la recuperación de la normalidad, la hora de que los enfrentamientos electorales sean equilibrados y justos, de que todos los partidos jueguen con las mismas armas, las de la legalidad y la legitimidad.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris