Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cuando el matrimonio no es realmente matrimonio

Jesús Martínez
Lectores
@DiarioSigloXXI
jueves, 16 de febrero de 2012, 13:31 h (CET)
En cuanto a los datos de la nupcialidad en España, está cayendo preocupantemente el número de nuevos matrimonios -50.000 menos que en 1990-. Por eso si baja o desciende la tasa de nupcialidad, quiere decir que está disminuyendo el valor del hecho matrimonial y manifiesta un cierto temor al matrimonio que es sustituido por otras uniones que no guardan lo que tiene de valor la unidad e indisolubilidad para poder custodiar el amor matrimonial y la dignidad de la vida humana. Por otra parte no es bueno retrasar tanto la edad para casarse -35,7 años en los hombres y 32,5 en las mujeres- y para tener hijos -31 años- ni tampoco que “uno de cada tres hijos nazca fuera del matrimonio”.

Finalmente pienso que hemos perdido el sentido pues en España no están en uso en la hegemonía cultural los términos ‘padre, madre, paternidad, maternidad’, que prácticamente se han retirado del lenguaje público.

Asimismo, cabe destacar que “todavía más preocupantes” son los 2,5 millones de divorcios que se han producido desde que entró en vigor la ley que lo regula en 1981, más si tenemos en cuenta que el divorcio “no es libertad ni progreso sino un fracaso”. “No hay nadie que se case para separarse o divorciarse”. Por tanto, “algo está pasando en esta sociedad que enferma gravemente” para que de 100 matrimonios contraídos se divorcien más de 55.

Como educador tengo la experiencia que estas rupturas “afectan” mucho a las personas y más a sus hijos y que “no puede ser una buena noticia” que “hemos pasado vertiginosamente a una situación que, de sostenerse muchos años, rompería prácticamente el tejido social que custodia el bien social de la familia”. De hecho, “los educadores saben que no es lo mismo tener una familia de padre y madre, que esté asegurada la estabilidad de esa familia en la educación de los hijos, los afectos y la transmisión de la propia tradición”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris