Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Reportaje   -   Sección:  

Los diez mandamientos del presidente checo

Vaclav Klaus rechaza la idea de que la UE relegue a las naciones como máximos responsables de su territorio
Redacción
miércoles, 18 de mayo de 2005, 22:24 h (CET)
Un fuerte intercambio de palabras estalló entre el Castillo de Praga y el Parlamento Europeo en Bruselas. El presidente de la República Checa, Vaclav Klaus, conocido como euroescéptico, fue criticado recientemente por altos cargos del Parlamento Europeo.

Raúl Sánchez Costa / Corresponsal en Praga
Los diez mandamientos de Vaclav Klaus constituyen el rechazo a la Carta Magna por el presidente de un Estado miembro, la República Checa, cuyo malestar ya ha sido expresado por parte de los comisarios europeos. El vicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal-Quadras, y el jefe de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Jo Leinen, calificaron las opiniones del presidente checo sobre la Constitución como "llenas de prejuicios, aberrantes y mentirosas".

Por su parte, Václav Klaus, considera que se trata de una crítica "ofensiva, inaceptable y sin precedentes", por lo que pidió disculpas. El mandatario checo se quejó ante el presidente del Parlamento Europeo, Josep Borell. El canciller checo, Jirí Weigl, cita de la misiva: "Ambos funcionarios del Parlamento Europeo con sus actitudes pusieron en duda los principios democráticos, en los que se basan los documentos de la UE, y al ofender al jefe de Estado, ofendieron a la vez a un país miembro soberano", se especifica entre otras cosas en la carta.

En reacción a la carta del presidente checo, el diputado Alejo Vidal-Quadras indicó que había criticado a Klaus como a un político y no como un jefe de Estado. El vicepresidente del Parlamento Europeo sostuvo, además, que Klaus como presidente de la República Checa debería adoptar actitudes neutrales en cuanto al proceso de la integración de la Unión. "El señor Klaus como presidente de la República Checa representa a todos los checos, a los que están a favor de la Constitución y a los que están en contra, y en tanto él no puede usar su posición del jefe de Estado para participar en un debate político partidista. Por tanto cuando el señor Klaus participa en un debate sobre la Constitución Europea no lo hace como jefe de Estado, sino ¿lo hace como un político de una determinada opción política o como ciudadano?", declaró Alejo Vidal-Quadras.

Vaclav Klaus, que se muestra desconfiado con la actual política del Partido Socialdemocracia, no fue partidario de que la República Checa entrara a formar parte de la Unión Europea el 1 de mayo 2004 e, incluso, manifestó que "todo es una pura mentira y que ninguna persona con sentido común debería alguna vez aceptar tales normas". Asimismo, el presidente se atrevió a comparar el texto de la Carta Magna como las mismas reglas que se constituían bajo el Imperio Austro-Húngaro, el Tercer Reich o la Unión Soviética.

Para plasmar sus ideas, redactó una serie de puntos en los que detalla su oposición a la Carta Magna y que se denominan "Los diez mandamientos".

Un decálogo de razones para el 'no'
1- La Unión Europea deviene como un Estado, relegando a las naciones como máximos responsables de su territorio. Una comunidad en la que se contempla una constitución, una moneda única, un presidente, un ministro de exteriores, una ciudadanía europea,...

2- Los Estados miembros pasan a convertirse en regiones o provincias.

3- La Carta Magna europea prevalecerá sobre las constituciones de las naciones, por lo que perjudicarán a los ciudadanos de una determinada zona.

4- La Constitución europea no es precisa en muchos aspectos por lo que no tendrá una total validez.

5- Nace una nueva soberanía.
6- Los ciudadanos de los Estados miembros devienen ciudadanos de la Unión Europea con los derechos y obligaciones de los países que conforman la UE.

7- Los Estados miembros podrán acudir a las autoridades solamente a través de la Carta Magna y no de otra manera.

8- Los Estados miembros dependerán de los acuerdos internacionales que la Unión Europea haya firmado con terceros países, con lo que se limita la zona de actuación de los 25.

9- Se reduce el poder de voto de los medianos y pequeños países, provocando una desventaja frente a los grandes.

10- La Carta Magna establece unas reglas que resultan susceptibles a la interpretación, lo que no facilitaría su control e igualdad de trato a la hora de su aplicación.

El presidente checo se formó en tiempos del comunismo en la Italia fascista, por lo que tiene ideas derechistas marcadas. Su política se asemeja a la propulsada por su admiradora y dama de hierro Margaret Thatcher y está de acuerdo con el mercado común. En su país, se dice que abrió un libro sobre el libre mercado y se quedó a mitad de terminarlo, puesto que sus medidas económicas nunca fueron terminadas cuando fue primer ministro con el Partido Cívico Democrático. Asimismo, su intento de igualar al politólogo, escritor y ex presidente checo, Vaclav Havel, en notoriedad no es más que considerado por los ciudadanos checos como una copia falsa que no alcanza ni la sombra de la persona que marcó el destino de su país tras la caída del comunismo en 1989.

Según un sondeo realizado por la agencia SC&C, más de la mitad de la población checa comparte en la actualidad el euroescepticismo del presidente. La República Checa debería decidir sobre la aprobación de la Carta Magna para mediados del próximo año, pero el Gobierno aún no ha especificado si convocará un referéndum o si el Parlamento decidirá sobre el documento.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris