Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El batiburrillo  

Filosofando

Vicente Luís Mulero
Redacción
lunes, 16 de mayo de 2005, 22:28 h (CET)
La filosofía tiene su lado divertido cuando trata de explicar algo sencillo como la enumeración aplicada a la literatura. La filosofía es esa extraña ciencia que nos ayuda a pensar y a entender la vida, cosa a veces muy compleja.

Estamos en una sociedad donde se han perdido los valores, la urbanidad. El orden, que es algo fundamental para la existencia de las cosas, no se respeta, las ideas de los demás por lo general no se respetan. La filosofía actual es mucho mas sencilla. Quítate tú para ponerme yo, y si no lo haces, ya te quitaré por determinados métodos no siempre muy legales.

Como todo el mundo miente tu has de mentir para poder entrar en la sociedad. Vamos hacia unas sociedades uniformadas donde prolifera la dictadura del pensamiento único.

Pensar tener ideas, sueños y aspiraciones esta mal visto, lo que gusta es no pensar solo seguir a la muchedumbre para no salir del rebaño.

Las discusiones son inútiles e improductivas que solo crean distanciamiento interpersonal, esta sociedad es tan competitiva que el estrés reside con nosotros desde el principio de nuestra vida hasta el final.

La filosofía de vida influye en nuestra vida, según como se piensa se sufre mas o menos eso lo se por experiencia y se suele acabar en el psicólogo o siquiatra...

Después de todo la sociedad es así de rara donde lo que no gusta es ser diferente..

La filosofía para que sirve para explicar absolutamente todo, las ideas, los comportamientos humanos siempre que sea en grupo. No se puede ir contra el mundo.

No se puede ir contra el sistema por que no es lo más indicado, pero esto que parece normal no todo el mundo lo entiende. Esa filosofía no lleva a ninguna parte...

Supongo que a la marginación, es como aquellos que dicen que te quieren y te hacen sufrir, cariños así no valen la pena ya que angustian mucho, prefiero que me quieran, aunque no me lo digan.

Mas bien que me lo demuestren que me parece mas efectivo, pero es cuestión de filosofía de vida.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris