Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Antes muerto que en silencio   Política   -   Sección:   Opinión

Atasco en los Gabinetes

Yo también quiero
Tomás Salinas
@tomassalinasgar
lunes, 13 de febrero de 2012, 07:41 h (CET)
Venga. Vamos a llevarnos bien, que no tengo el cuerpo para jotas. A ver si alguien me puede explicar en qué consiste el trabajo de Directora del Gabinete del Secretario de Estado del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, cuáles son sus funciones, cuáles sus cometidos, si es necesario que exista la directora de un gabinete de un director de un gabinete, cuánto me va a costar al mes mantenerla a ella y a todo lo que arrastrará tras de sí, por qué nos hablan de sacrificios y recortes mientras que se están pariendo desde las alturas puestos de trabajo que parecen capítulos del Corán, cómo, cuándo y dónde hay que apuntarse, etcétera, etcétera. En definitiva, necesito saber por qué me siguen tomando por gilipollas los brahmanes políticos.

No tengo nada en contra de Valentina Martínez Ferro, la agraciada en el sorteo del empleo más absurdo del mes. Todo el mundo tiene que comer, y por lo que se ve, y así se publica en el BOE Núm. 14 del martes 17 de enero de 2012, en la rifa efectuada en las altas instancias de la patria a ella le ha tocado un lote de jamones pata negra. Como veo que hay reparto, quiero aprovechar la oportunidad que me brinda mi condición de juntaletras para, desde estas líneas y a quien se tercie, solicitar formalmente un puesto en el Ministerio de Quién Sabe Dónde de Secretario adjunto del Director General del Gabinete de Coordinación de los Secretarios adjuntos del Director General del Gabinete del Secretario de Estado del Gabinete del Jefe de Comunicación de los administrativos asociados al Gabinete del Director del Gabinete de la Directora del Gabinete de la Presidencia del Gobierno.

Y es que, veréis, me han contado que el curro en cuestión es un chollo bien pagado en el que la encomienda más difícil es aprenderse la denominación del puesto. Y dado que yo la  memoria aún la tengo para pasar otra ITV, quizás la última, creo estar capacitado para acometer ese brutal esfuerzo. Con cuatro meses que me dejasen de tiempo y bien alimentado, lo diría de carrerilla, fijo que sí.

Fuera de coñas
. Este empacho de directores, secretarios, gabinetes y demás hay que quitárselo de encima cuanto antes, que ya les vale. Que ya nos vale.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris