Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un día menos   -   Sección:   Opinión

No digo raro, digo diferente

Juan Antonio Hurtado
Redacción
lunes, 16 de mayo de 2005, 22:28 h (CET)
Desde siempre he pensado que hay mucha clase de personas, algunas son tan excepcionales que nunca podríamos catalogarlas. Simplemente cada persona es un mundo, cada persona es distinta a cualquier otra, y es ese amplio abanico el que nos permite sorprendernos cuando quizás tal vez estas viendo el telediario, cuando caminas por la calle o cuando simplemente ves un documental, la vid es así. Todo eso no quiere decir que podamos o tengamos la necesidad de evaluarlos a todos, tan solo podemos sentirnos orgullosos de poder opinar y con eso no quiero decir criticar, sino opinar.

Me extraño de mi mismo cuando conozco a alguien extravagante, me duele si podríamos llamarlo así, mas bien cuando se de noticias trágicas que son debidas a algún energúmeno, y muchas veces me pregunto el porque somos todos tan diferentes. Suelo maldecir el azar y me gustaría una vida o sociedad con más sentido común, mejor programada. Una sociedad más justa, donde la justicia sea inapelable, es decir, una justicia y un código penal duro y sin excepciones. Un sistema quizás, donde las leyes sean más comprensibles para todo el mundo, un código penal donde el vocabulario sea más vulgar y todos puedan comprender, las leyes salomónicas serian un buen ejemplo ¿Por qué? Porque el ser humano necesita ser reprimido en algunos aspectos, no nos auto controlamos nosotros mismos, necesitamos inventar un código cívico, otro penal y también crear religiones. La religión es una mera invención humana para auto reprimirse y no gozar de los placeres mundanos y necesarios. El problema es que la moderación, es tan deprimente tener que ponernos barreras a nosotros mismos ¿Por qué no nos sentamos a pensar todas las cosas que bajo tu punto de vista ético has hecho mal? Y no es solo eso, intenta hacerte esta misma pregunta desde el punto de vista opuesto o diferente al tuyo, siente la empatía dentro de ti aunque tan solo sea una vez. Deberíamos plantearnos mejorar nuestro día a día para no decepcionar al vecino y sentirnos orgullosos de pertenecer a un conjunto de personas que quiere desmarcarse de la mediocridad.

Gracias a esas personas diferentes y no he querido decir raras.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris