Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   Juventud   -   Sección:   Opinión

El entusiasmo de la juventud

Vivimos como si el ostentación y la riqueza fueran lo más importante
Víctor Corcoba
jueves, 9 de febrero de 2012, 07:56 h (CET)
    El pan de la juventud es el entusiasmo. Me gusta que los jóvenes vivan y convivan entusiasmados. A veces siento la sensación que, nosotros los adultos, vivimos como si el ostentación y la riqueza fueran lo más importante en la vida de una persona, cuando lo único que necesitamos para estar realmente radiantes y felices es tener algo por lo cual conmovernos e ilusionarnos. ¿Qué sería del mundo sin la ilusión? No olvidemos que la facultad de realizar un sueño es lo que hace que una vida sea fascinante.

     Hoy en día tenemos la mayor generación de jóvenes de todos los tiempos, a la que no se le puede cortar las alas de la ilusión.  Están deseosos de innovar, de arriesgar, de crear y buscar nuevos horizontes en un mundo viejo, crecido por la indiferencia, extenso en la decepción y en el permanente desencanto. A veces nos recreamos ante un mundo infeliz y creamos la confusión, confundiendo la desdicha con la dicha de la verdad. No hay mayor júbilo en la vida, que tener algo por qué luchar y alguien a quién amar. Los jóvenes precisan ser amados por sus progenitores y, los ascendientes, también precisan de ellos para tomar su energía. Una sociedad que no escucha, ni considera a su mocedad, está sentenciada a no levantar cabeza y a morir de pena. El dolor del fracaso es el dolor más cruel. Por tanto, sepa el mundo que no podemos cortar las alas a una juventud dispuesta a hacer camino y a poner voz, haciendo justicia, ante la injusta vida económica y política del planeta.

    Los jóvenes tienen que vivir su vida a lomos del lenguaje de la ilusión, trabajando y formándose. Desde luego que sí. Lo peor que le puede pasar a una civilización es que la juventud caiga en la ociosidad o en las garras de algunos empleadores que los utilizan para explotarlos, aprovechando que el índice mundial de desempleo juvenil sobrepasa con creces el desempleo adulto. Ciertamente, los gobiernos tienen que hacer mucho más por la gente joven. ¿Para qué sirve la formación si no se da oportunidad de usar los conocimientos y habilidades adquiridas? Pongamos de ejemplo, el caso español. Cada vez más, los jóvenes españoles tienen que emigrar a otros países, que les ofrecen mayores oportunidades laborales. Han sido formados en España, con el consabido desembolso para un país, y ahora se van a desarrollar su trabajo lejos de su ambiente familiar y de amigos. Corremos el grave riesgo de que dentro de unos años este país retroceda mucho más ante la falta de gente cualificada, por no haber escuchado la voz de la juventud, que pide trabajo y trabajar en su propio entorno.

    Una nación que le niega a sus jóvenes la posibilidad de trabajar camina a la bancarrota. El horizonte puede ser negro y amenazarnos una gran tempestad, pero con la juventud todo se puede y hasta lo más ennegrecido se aclara. "Lo más importante es no rendirse y aprender algo nuevo cada día", dice Yanira, una joven Mexicana, en el informe sobre la Juventud Mundial emitido recientemente por la ONU. Y es cierto, en estos tiempos cambiantes el que resiste siempre gana. Claro; si la resistencia conlleva unirse, hay que propiciar esa unidad. A lo mejor no hay que enseñar tanto a los jóvenes a buscar empleo, sino a crearlo. Téngase presente que la juventud tiene el ingenio vivo y el ánimo a flor de piel. Truncar ese capital de entusiasmo es como desangrar el alma de un pueblo, vivir en un infierno. Reflexionémoslo.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Vico

Vico nació en Nápoles en 1668 y falleció en la misma ciudad en el año 1744

Obsesionados con el franquismo 32 años después de su fallecimiento

“La vida de los muertos pervive en la memoria de los vivos” Cicerón

Oriol Junqueras, candidato secuestrado

Perfiles

Apuesta por una cultura de alianzas

Nunca es a destiempo para recomenzar

Una Europa en la que podamos creer

La declaración de París es un manifiesto elaborado por intelectuales de diez países europeos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris