Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El Legado de Olimpia   -   Sección:   Opinión

Villarato à bicyclette

Roberto Carrera Hernández
@r0bert0carrera
jueves, 9 de febrero de 2012, 00:09 h (CET)

No me interesa acumular títulos. Mi satisfacción está en la imagen que he dejado en cada prueba” Lo dice Alberto Contador y lo ratifica el aficionado de verdad. Si por algo hemos sentado al deporte en el altar de las emociones, es por la adrenalina que nos permite saltar del sofá por un triunfo ajeno. Una victoria de empatía humana que nadie podrá arrebatarnos a posteriori.

No fue una rueda de prensa especialmente brillante. La presencia de Riis afeó el encuadre, y las explicaciones no hicieron más que retratar el oscuro vertedero legal en que se ha convertido la resolución del TAS. De ahí no puede salir nada bueno, y una vez desahogados, sin posibilidad de revocar ni una letra, solo nos queda soñar con el próximo disparo del de Pinto sobre la carretera.

Hay quien está exprimiendo la naranja. Hasta la última gota y de manera indignante. Más allá de comentarios ególatras y cargados de rencor oculto (increíble que un tipo como John Fahey, presidente de la AMA, parezca vivir en un orgasmo eterno tras la sanción), la polémica ha estallado con las vídeo-chorradas emitidas por Canal Plus Francia con sus otrora famosos guiñoles.

El pique gabacho-hispano es demasiado apetecible. Otra herramienta para disfrazar el odio con patriotismo de mercadillo. Pero considerar las sandeces de tres o cuatro guionistas acomplejados como la opinión de todo un país sería un error similar al de las bochornosas parodias. A partir de ahí, una vez asimilado este concepto, pocas veces se ha podido visualizar semejante despropósito en televisión. La sola presencia de Nadal, ejemplo constante de nobleza deportiva, ofende a la vista. El humor pierde su nombre cuando se prostituye con fines mezquinos.

Aquí también sabemos por donde tirar los dados para hacer daño. El último experimento de manipulación social se denominó 'villarato', y se divirtió en el mismo tablero de las acusaciones surgidas exclusivamente de la sospecha interesada. Ahora bien, aunque la técnica es la misma, cada uno juega en divisiones bien distintas. Pasar la línea está muy feo, pero tragársela es inaceptable.

Desde el departamento de comunicación de la RFET, y en espera de las explicaciones que darán el próximo sábado, nos confirman que buscarán el apoyo de las demás federaciones para organizar una denuncia conjunta. Me parece fantástico levantar la voz contra la descalificación indiscriminada. Pero ojo, que unas pocas neuronas estériles no empañen nuestro objetivo. La mejor respuesta llegará (y nadie en el mundo duda de que seguirá llegando) desde el campo de juego. Ahí, a los monigotes, les sienta mejor el azul.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris