Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   Economía   Crisis   -   Sección:   Opinión

Economía en recesión: ¿No tendrá la culpa el salario?

Ángel Morillo
Lectores
@DiarioSigloXXI
miércoles, 8 de febrero de 2012, 13:54 h (CET)
Soy de los convencidos de que, si no toda, parte sí. Aunque, cuando se trata de economía en bancarrota, como cuando se trata de cualquier mal advenimiento, lo que suele ocurrir es aquello de: “entre todos la mataron y ella sola se murió”. No obstante, haciendo caso a una de las sociólogas más famosas del mundo que dice que “se ha roto el ciclo porque el salario del trabajador ya no permite mantener el consumo”, es muy significativo que los tres países (Grecia, Portugal y España) con la peor media salarial de la UE-15 (los más desarrollados de la Unión) estén entre los que más problemas económicos tienen.

Es una evidencia que nadie discute, que sin salario -con un salario miserable- no hay consumo (es imposible que lo haya si la soldada apenas llega para alimentarse) y sin consumo, aún a riesgo de habituarse a eso de comprar todo lo preciso que no es necesario, no hay empresa. Y claro, sin empresa el empleo se reduce al que puedan proporcionar las administraciones públicas, que, obviamente, no es suficiente para mantener un país desarrollado; y mucho menos el estado del bienestar, que sólo se consigue si las arcas del Erario están llenas y la política no goza de la corrupción, la sinecura, el despilfarro en publicidad y propaganda y obras de infraestructura innecesarias, de su excesivo número (más de ¡cien mil cargos públicos! tenemos los españoles), de la pasividad recaudatoria con las grandes fortunas y las élites, del fraude fiscal de la gran empresa y los corporativismos, etc.

Así pues, dicho lo dicho, para salir de la recesión, hay que emular a Roosevelt y reavivar el sindicalismo (“comprado” y anulado por Felipe González con las ayudas para los cursos de formación, y, desde entonces, convertido en un “si guana”); hay que promover un plan de infraestructuras que sea el necesario para modernizar el país (autovías, red ferroviaria, servicios de luz y agua a las fincas rústicas que sean productivas, escuelas y hospitales públicos suficientes para mejorar nuestra maltrecha educación y nuestra deteriorada sanidad, etc.); hay que hacer que todos los españoles, sin excepción, cumplan con sus obligaciones fiscales según sus posibilidades y reducir, como mínimo, en diez puntos la economía sumergida que es record de Europa; hay que tratar de reducir las desorbitadas desigualdades entre los que más tienen y los que menos (al nivel de Lituania); hay que, por supuesto, echarle agallas para equiparar el Salario Mínimo Interprofesional (ahora entre los más bajos) al de los países de la UE-15 (repito, los más desarrollados) para que pueda “tirar” de los demás estipendios y se pueda desterrar el mileurismo (en Extremadura el roñosorismo); y, cómo no, hay que impedir como sea el abuso que cometen las grandes empresas, sobre todo las de servicios, con la contratación actual, ya que, está ya muy cerca de ser la de un país absolutista.  

En definitiva: hacer una reforma laboral que no beneficie solo a las empresas del Ibex y a las que facturan más de 150 millones de euros; y que impida la congelación salarial que, como ya he expresado, hunde el consumo. Aparte de que, ¿a quiénes van a vender las Grandes Multinacionales lo que fabrican si casi nadie tiene dinero para “comprar”? Y los Mercados (la Banca), ¿a quiénes van cobrar comisiones, mantenimientos y las mil y una usura -tal como lo de los más de 30 € de lo que llaman ellos posición deudora- si, por falta de salario, desaparecen las cuentas al no poderse soportar? ¿Vivirán los Mercados (la Banca, digo otra vez) solo comprando nuestra “deuda pública” con nuestro propio dinero? ¿Qué economista (de esas “lumbreras” que tiene la “Lobbycracia” que rige el país) nos va a convencer a los ciudadanos de a pie de que se puede funcionar sin que fluya el crédito y sin el salario necesario para fomentar el gasto?

Gasto (compra, consumo, como prefieran) en su evidente declive, entre otras consideraciones en buena lógica en las que tiene mucho que ver la falacia del socialismo fingido, que nos ha obsequiado con las cifras del paro más inimaginables, no sólo para nosotros sino para el resto de países desarrollados. Claro que, lo digo una vez más, en esto del desempleo, ni son todos los que están ni están todos los que son; y me da que se están utilizando las cifras tan abultadas -ojo con el paro de Andalucía, por ejemplo- para intimidar y abaratar la contratación y para que no haya conflicto social grave en la calle. Como, por otra parte, es lo normal que ocurra cuando la tasa de desempleo supera el 20%. Sin olvidar que, aún más grave que la alta cifra de desempleados, es el ¡millón quinientos setenta y cinco mil! familias que tienen a todos sus miembros sin trabajo. No puede ser pues, que los trabajadores estén resignados y acepten cualquier “cosa” y a cualquier precio. Porque eso, por desgracia, es una vergüenza sindical sin precedentes en un país de la categoría de España.      

Y, desde luego, no puede ser que desde la entrada del euro (el mayor engaño perpetrado contra una Nación –contra su clase trabajadora, preferentemente- por el neoliberalismo más vejatorio) haya subido todo lo imprescindible para vivir por encima del 30% (el alimento más básico, el pan, el 50%) mientras la media salarial no sólo no subía sino que incluso bajaba (el 0,4% en la década 1996/2006, quiero recordar). No hay derecho a que con el “control salarial” que está empobreciendo a media Europa (España tiene ya el 22% de pobreza relativa; y mi tierra, Extremadura, cerca del 45%), el fraude fiscal y la pasividad a la hora de exigir sus deberes impositivos a las grandes fortunas (y a las élites deportivas y culturales, a la farándula, y a la gran empresa…), se estén vendiendo más joyas y más automóviles de lujo (las ventas de Rolls-Royce se han disparado) y yates que nunca. Sí, con el socialismo envuelto en la corrupción y la “nueva vía” (socialismo sin clase trabajadora) y la indecencia política institucionalizada en casi toda Europa, el Neoliberalismo está haciendo su agosto. Amén de que por si los ciudadanos no tuvieran bastante con la flagrante corrupción política y el Neoliberalismo más cruel y despiadado, en España, tenemos las CCAA, que esas sí que están en bancarrota total por esas causas y por la inmensa sinecura insoportable para hacer perseverante el voto…, pero de ellas hablaremos en otro escrito.

Para ir terminando: por culpa del bajo salario, seis de cada diez hogares no llegan a final de mes; por culpa del bajo salario este país se ha convertido en una “Lobbycracia” del Sr. Botín y unos cuantos más; por culpa del bajo salario somos los campeones mundiales de la piratería informática; por culpa del bajo salario y la falta de recursos públicos tenemos la peor Educación y vamos camino de conseguir también la peor Sanidad; por culpa del bajo salario, concluyentemente, en este nuestro país se ha creído siempre más en la pillería y la fullería que en la honestidad.  Y así visto, como a los ciudadanos -con motivo del alto desempleo y esa crisis inventada por la “estafanduría financiera”- no se nos van a perdonar nuestras abusivas hipotecas y nuestros créditos usuras al estilo de los llamados “créditos hielo” (no hace falta explicar en qué consisten) que la Banca aplica a los partidos políticos, este país de precios altos y bajos salarios siempre será, para poder subsistir, un antro lleno de malhechores y muy proclive a las fechorías.      

Por último, y aunque me llamen pesado, machacón o cualquier otro sinónimo al pelo, quiero, una vez más (y lo haré todas las que me caiga), expresar que: España, con casi toda su etapa “democrática” gobernada por la socialdemocracia, es el único país del mundo que ha empeorado en servicios y prestaciones sociales, pensiones públicas, poder adquisitivo y salarios, educación, sanidad, justicia y, por supuesto, en estado del bienestar entre otros menesteres; e, increíblemente, es también el único país que ha ganado en corrupción, indecencias, estafa, opresión, desvergüenza, desempleo, mala educación y falta de respeto, etc., etc., etc.
Comentarios
Roman 08/feb/12    17:43 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris