Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

Tolerancia cero a la ultraderecha II

Santi Benítez
Santi Benítez
lunes, 16 de mayo de 2005, 10:51 h (CET)
Una de las cosas que pueden agradar más a alguien que escribe un artículo es que este llegue a la mayor cantidad de gente posible, sobre todo si de verdad piensa que lo que dice es importante. Yo me he encontrado con que mi primer artículo sobre el tema de la ultraderecha ha levantado más polémica de la que esperaba. Imagino que alguien habrá leído la réplica a mi artículo que FE/La Falange ha publicado en este medio (http://www.diariosigloxxi.com/noticia.php?id=8042). Quiero agradecer antes de nada a Ignacio Toledano Martínez, abogado de FE/La Falange, y a Fernando Cantalapiedra, presidente nacional de FE/La Falange, por haberme atendido telefónicamente. Ya se sabe eso de que lo cortés no quita lo valiente.

Ignacio Toledano me dejó muy claro que FE/La Falange estaba incómoda con que en mi artículo se uniera el nombre de su partido con organizaciones violentas como la CEDADE, Frente Mahón, Frente Celtíbero Pagano, Nuevo Orden o España 2000, así como que pidiera su ilegalización. Tanto es así que, al parecer, se van a querellar contra mí. Están en su derecho.

Yo me limité a explicarle mi punto de vista, es decir, si ahora mismo hay personas pertenecientes a Jarrai en la cárcel por colocar carteles en los que se podía leer que el delegado del gobierno en el país vasco era un asesino, ¿Que diferencia existe con repartir panfletos en los que se puede leer que Santiago Carrillo es un asesino? Si uno fue tomado como una arenga a la violencia radical, ¿Por qué el segundo no lo es? Máxime cuando tras la pegada de carteles y panfletos se desata una acción violenta contra una librería en la que, casualmente, estaba Santiago Carrillo.

De la misma forma Ignacio Toledano me intentó explicar que cuando dicen en sus panfletos cosas como 'Paremos la invasión', 'Que se lleven la delincuencia a su país' o 'España para los españoles' no se trata de nada racial, sino una crítica social. No importa, no se preocupen porque a mi tampoco me cuela. Bajo mi punto de vista, llamar invasores y delincuentes a todos los inmigrantes no es otra cosa que incitar a la violencia racial.

Esa misma tarde tuve la oportunidad de hablar con Fernando Cantalapiedra, que amablemente me llamó a fin de dejar clara cual era la postura política de FE/La Falange con respecto a algunas cuestiones.

Le pregunté que como era posible que FE/La Falange estuviera en contra de todo tipo de acción violenta para reivindicar sus ideas pero sin embargo si existieran alianzas tácitas con organizaciones que si son evidentemente violentas. Ejemplo de ello es el NPD, en cuyo programa político se puede leer que están en contra de la mezcla racial y la multiculturalidad, sin olvidar que están bajo investigación por el reciente ataque racista al centro judío de Munich o por su reciente protesta contra el homenaje a las víctimas del nazismo. FE/La Falange llega a reconocer en un comunicado su camaradería con dicho grupo racista, camaradería que, textualmente, “existe desde hace años”. FE/La Falange está encuadrada en el Frente Nacional Europeo junto a organizaciones como el NPD, Forza Nuova italiana, el England First que promueve la supremacía blanca, el NSJ, o el |Y| búlgaro por nombrar sólo a algunas de las peores.

Curiosamente, su respuesta fue que tanto estos grupos como FE/La Falange tienen en sus programas la defensa de muchos puntos en común. Sólo hay que darse una vuelta por Internet para saber que tienen en común. Sin embargo se mantuvo en que FE/La Falange no era una organización política violenta y que cubría un espectro político en este país que no cubre ningún otro partido. Comparó a la FE/La Falange con el Lepenismo francés. Sin embargo él mismo me confirmó la noticia del campamento compartido que se realizó junto a Forza Nuova, organización italiana del facio y tintes paramilitares.

Todo esto confirma lo que dije en mi anterior artículo. No sólo están organizados, también intentan dar una imagen de normalidad política y democrática a actitudes y formas que vulneran con creces lo que Ignacio Toledano llamó las reglas del "juego democrático".

Sigo pensando lo mismo, la legislación actual es muy clara con respecto a la apología del nazismo y la xenofobia. Debería ser igual de clara con respecto a la simbología y terminología del nacional catolicismo, el franquismo, al que Fernando Cantalapiedra llama el periodo más glorioso de nuestro país y yo llamo el más penoso y vergonzoso que hemos sufrido los españoles. Se debe acabar con la tibies con la que se trata desde el Estado a este tipo de grupos que no dudan en organizarse al amparo de esa misma democracia que detestan.
Ya está bien.
Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris