Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

El trío de la catástrofe

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 15 de mayo de 2005, 23:24 h (CET)
Cada año cuando llegan los días del denominado debate sobre el estado de la Nación- últimamente en este país, también llamado España, se debate mucho sobre los “estados”, sean de gravidez principesca o del país que se desmorona según algunos-me preparo un sofá cómodo y una buena ración de paciencia para aguantar horas y horas escuchando a los padres de la patria en su particular percepción sobre el estado de la misma. Este año han sido casi veinte horas las que han durado los discursos de la tribuna de la carrera de San Jerónimo. Después de tantas horas y de escuchar a los representantes de todos los grupos políticos con representación parlamentaria he llegado a la conclusión de que, desde luego, el país no marcha tan bien como el Presidente del Gobierno nos trató de inculcar, pero no está en ese trance de estado comatoso en que Mariano Rajoy y su grupo de “palmeros” quisieran. En sus intervenciones, tanto en el estrado del Congreso como en sus apariciones en prensa, el jefe de los “populares” me pareció uno de aquellos predicadores apocalípticos con el viejo discurso de “pecadores, arrepentios que el fin está cerca”.

Escuchando al Sr. Rajoy me venían los recuerdos de aquellos lejanos tiempos en los que José María Aznar basaba todo su discurso en aquella frase de “márchese Sr. González”. En los bancos de la oposición al lado del jefe del PP se sentaban, marcándole, dos de sus más firmes colaboradores: Aceves y Zaplana, los cuales deben ser los guardianes de las más firmes esencias del partido de la gaviota. Pero en todo el hemiciclo flotaba el ectoplasma de Aznar. Las intervenciones de Rajoy tuvieron en todo momento la firma del fajador con ganas de bronca perpetua que es el actual Presidente , creo que honorífico, de los hombres y mujeres amparados bajo las alas de la gaviota azul. Las insidias resonaron en la tribuna de oradores cuando el representante del PP llegó al insulto acusando a Rodríguez Zapatero de “traicionar a los muertos por el terrorismo” y a que si ahora se sentaba en el banco azul del Gobierno era gracias a los hechos del 11-M. Con esta afirmación llamó idiotas a once millones de españoles.

Los chicos de la gaviota volvieron a errar el vuelo y se dedicaron a atacar la lucha contra el terrorismo, adjudicándose ellos la exclusividad y los éxitos, y acusando a los demás de radicales y desmembradores de España. Rajoy despertó, una vez más desde la derecha, la lucha de las dos Españas, tratando de helarnos el corazón desde la que él representa. Distinguió entre catalanes buenos- los suyos- y malos- los que votan al tripartito- y se arrogó en exclusiva para él y los suyos la defensa de la patria. Nunca se había visto un discurso tan apocalíptico desde el advenimiento de la democracia. La anterior oposición siempre apoyó sin condiciones las luchas del Gobierno contra el terrorismo, pero ahora, cuando pudiera estar cercano el fin de ETA, los bancos de la oposición parecen, más bien, un club de hooligans dispuestos a la bronca continua entre eructos de cerveza. Ahora se demuestra que nunca creyeron en el famoso “conejo de la chistera”, como denominaron al Pacto Antiterrorista cuando fue propuesto por Zapatero, y que se dedicaron a utilizarlo en su provecho. Aceves legalizó al PCTV, sin poner ninguna pega, y ahora, entre rezo y rezo, exige su ilegalización para seguir en el pacto. Zaplana, de quien todos los valencianos sabemos cómo llegó al poder, se pasea cada día por su piso de 500 metros cuadrados de la Castellana meditando como hacer “filibusterismo” en el Congreso y Rajoy intenta con su actitud ponerse la venda antes de que le llegue la herida de las elecciones gallegas.

Creo que Rajoy equivocó el tono de su discurso, no fue capaz de presentar ni una sola alternativa, y para halagar a una parte de su electorado, la que se sitúa a la extrema derecha, dejó sin partido a gentes como Gallardón o el mismo Piqué a quien cada vez su propio partido le pone las cosas más difíciles en Cataluña. El representante de CIU le dijo al Sr. Rajoy que era el mejor patrocinador de ESQUERRA REPUBLICANA ya que con su actitud de “Santiago y cierra España” cada vez que abrían la boca aumentaban los votantes del partido del Sr. Carod Rovira. Mientras escribo veo pasar una manada de gaviotas camino de un vertedero en busca de su carroña diaria, en Irak nunca se encontrarán armas de destrucción masiva, siguen muriendo decenas de personas cada día en aquellas tierras y, mientras, los responsables de aquella guerra siguen contándonos mentiras.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris