Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El Consueta   -   Sección:   Opinión

Rajoy y el espíritu del postfranquismo

Félix Población
Redacción
domingo, 15 de mayo de 2005, 00:20 h (CET)
Como todo hijo de vecino que haya prestado un poco de atención al debate sobre el estado de la nación -toda sería un martirio por el tedio y verborrea de los intervinientes-, no he podido dejar de indignarme, una vez más, ante el comportamiento de don Mariano Rajoy. Definitivamente, el líder gallego del Partido Popular se ha mudado de personalidad y el que aparece en la tribuna no es el templado y elegante orador de antaño, un punto irónico, sino su airado y hosco presidente honorario, engreído y chulesco de ademán y propuestas.

Siguiendo el despendolado vía crucis hacia la radicalidad que don Mariano imputa a Rodríguez Zapatero, el señor Rajoy ha desbordado con su actitud de no secundar al gobierno en el pacto antiterrorista las más elementales premisas del sentido común, herramienta indispensable en la lid política. Esto no sólo es una irresponsabilidad hoy, cuando ETA parece acosada y sin posibilidades de acción, sino que puede acarrearle al PP una soberana debacle en el supuesto de que el monstruo agonizante vuelva a las andadas desde la temible desesperación de su acabamiento inminente.

Las encuestas ante las próximas elecciones autonómicas en Galicia no favorecen la tendencia de voto hacia el Partido Popular, antes bien constatan un avance de la sociedad gallega hacia el centro izquierda. Si eso es así -y no parece que haya dudas para no creerlo-, la puesta en escena que don Mariano hizo en el Parlamento de los vigentes planteamientos ideológicos del PP en las actuales circunstancias va a reducir aún más la respuesta a su favor en su feudo galaico.

Es de todo punto inadmisible, tras la eficiente y nada triunfalista ejecutoria del Ministerio del Interior a lo largo del último año en la persecución y detención de etarras, sostener en voz alta que el gobierno socialista ha traicionado a los muertos del terrorismo y ha permitido a sus sicarios el retorno al parlamento de Vitoria. Sólo desde la demagogia patriotera del postfranquismo se puede mantener un discurso tan casposo e incongruente con los postulados de una derecha a tono con nuestros días. Si el PP no recupera otro espíritu que no sea el de la primera transición, puede que el inmediato porvenir le haga pagar muy caro sus despropósitos. Estamos en vísperas de comprobarlo.

____________________

Visita el Blog de Félix Población en Diariodelaire.blogspot.com.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris