Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Al borde del precipicio   -   Sección:  

Adaptarse a los nuevos tiempos

Antonio Valencia
Antonio Valencia
sábado, 14 de mayo de 2005, 23:43 h (CET)
La eliminación del Atlético de Madrid de la Copa del Rey ha vuelto a poner en el disparadero de la afición rojiblanca a sus máximos mandatarios, culpándoles de la situación creada y exigiéndoles que se vayan.

Da la sensación de que los aficionados no han entendido el cambio de estructuras en el fútbol español. Con la conversión de los clubes en sociedades anónimas se trató de aminorar la capacidad de los clubes para endeudarse, aún a costa de quitar poder a los socios de los clubes, si bien hay excepciones como la Real Sociedad en el que el capital social está muy repartido y apenas hay diferencias con el modelo anterior.

Con el antiguo régimen, aún vigente para Real Madrid, Barcelona, Athletic y Osasuna, los socios tienen la facultad de echar al presidente, tanto directamente (mediante votación) como indirectamente (pitadas y pañoladas al palco). Podría decirse, hasta cierto punto, que el club es del socio.

Pero con las sociedades anónimas, el que pone el dinero hace lo que quiere, y puede estar en la presidencia el tiempo que necesite para hacer rentable su inversión (o para hacer desaparecer el club, que de todo ha habido).
Aquí los socios pueden decir lo que quieran, porque mientras no sean capaces de comprar acciones, la situación presidencial poco va a cambiar.

Y es aquí donde está la solución para el Atlético. Que todos esos que se dicen atléticos de verdad compren las acciones que poseen Enrique Cerezo y la familia Gil. Las cuentas son claras: si 200.000 atléticos, que no son muchos si se tiene en cuenta que el club ronda los 45.000 abonados y tiene gran cantidad de seguidores tanto en Madrid como en el resto de España, pusieran 20.000 pesetas (120 €) cada uno, podrían comprar cerca de la mitad de las acciones. Pero la cruda realidad es que, cada vez que se ha ofrecido vender acciones, casi nadie ha acudido, lo que hace realidad el viejo
dicho: "una cosa es predicar y otra trigo dar".

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris